Elecciones Municipales

Los rondeños tendrán que elegir el 26M al decimoquinto alcalde/sa de la ciudad tras 40 años de democracia

Cuatro décadas después de las primeras elecciones municipales de la democracia ahora nos toca designar al nuevo regidor para los próximos cuatro años

Los rondeños tendrán que elegir tras 40 años de democracia al nuevo regidor de la ciudad.

Un total de 27.190 rondeños y rondeñas, de los que 353 son residentes extranjeros, principalmente comunitarios, elegirán el próximo domingo 26 de mayo al decimoquinto alcalde de la democracia de Ronda, después de un total de 10 legislaturas en la que han gobernado diferentes formaciones políticas, y con momentos que han sido realmente convulsos y en algunos casos muy polémicos.

Entre 1979 y 1983, aunque la fuerza que ganó las elecciones locales fue la desaparecida Unión de Centro Democrático (UCD), el denominado entonces como ‘Pacto de la izquierda’ en el que participaron el Partido Socialista Andaluz (PSA), PSOE y PCE, colocaron en la Alcaldía durante esa legislatura al andalucista Juan Harrillo.

Posteriormente entre 1983 y 1987, el alcalde fue el socialista Julián de Zulueta al conseguir la mayoría absoluta. No obstante tuvo una grave división en su Grupo Municipal que le complicó la legislatura.

Entre 1987 y 1991, fue el socialista Manuel García Rubio el alcalde, con tan solo siete concejales. Tras la división del Grupo Municipal, logró finalizar la legislatura con únicamente tres ediles y el apoyo de los concejales del PP.

Mayoría absoluta

Seguidamente en los dos mandatos posteriores, entre 1991 y 1995, así como entre 1995 y 1999, fue el candidato del PSOE, Juan Fraile, el que gobernó sin problemas la ciudad con dos mayorías absolutas.

Pero entre 1999 y 2003 se produjo uno de los cambios más significativos en el mapa político rondeño, cuando irrumpió el GIL de Jesús Gil que hizo que su candidata en Ronda, Trinidad Aragón, ganase las elecciones locales con ocho concejales anunciando que construiría una autovía con la Costa del Sol. No obstante el denominado pacto ‘anti GIL’, en el que participaron PSOE, PP e IU, colocó durante dos años como alcalde a José Herrera (PP), y los dos otros años a Juan Benítez (PSOE).

Pero no fue tampoco nada tranquila la siguiente legislatura, entre 2003 y 2007, cuando los siete concejales del PSOE y los cuatro del PA propiciaron un pacto de gobierno que colocó en la Alcaldía al socialista Juan Benítez, quien dimitiría por problemas de salud meses más tarde, siendo sustituido por su compañera Isabel Aguilera. Más tarde, en septiembre de 2004 su socio de Gobierno, el andalucista Antonio Marín, promovió una moción de censura contra ella, apoyado por PP y GIL, lo que lo situó como alcalde la mayor parte de ese mandato.

Tránsfugas

Llegó la legislatura de 2007-2011, en la que se siguieron produciendo una serie de extraños fenómenos, promovidos por Antonio Marín, que se hizo alcalde con sus nueve concejales. Inicialmente alcanzó un pacto de Gobierno con el PP, que después rompió para alcanzar un acuerdo nuevo con el PSOE, con el que finalizó su mandato. Además, en los últimos compases de esta legislatura abandonó al PA y se afilió al PSOE, por lo que fue declarado tránsfuga, junto a sus concejales, por la Comisión Nacional Antitransfuguismo.

En el mandato de 2011 y 2015, aunque el andalucista Marín Lara se impuso por escasos votos a Maripaz Fernández (ambas formaciones consiguieron siete concejales), un acuerdo entre PP y PA colocó a la popular en la Alcaldía.

Finalmente en las decimocuartas elecciones locales de 2015-2019, inicialmente fue nombrada alcaldesa la popular Maripaz Fernández, con sus siete concejales en solitario. Un año más tarde PSOE, PA e IU, le arrebataron la Alcaldía, colocando en su lugar a la socialista Teresa Valdenebro.

Así han transcurrido todos estos años de gobiernos en el Ayuntamiento. Muchos de ellos, como se puede comprobar, demasiado agitados e inestables.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*