Opinión

Volver a las andadas

Lamentablemente hay que volver a incidir sobre el comportamiento de nuestros políticos, y de nuevo para reprochar que unas personas que se supone  que nos representan a todos los ciudadanos de Ronda, vuelvan a ofrecer una imagen rayando en lo chabacano en un acto  como la Sesión Plenaria, que debería ser, si no algo solemne,  sí por lo menos lo suficientemente serio y digno como para que lo puedan ver sin ruborizarse ni sentir vergüenza ajena las personas que tienen el valor de acercarse al magnífico Salón, o las que son capaces de soportarlo  sentados en el sillón de sus casas a través de las retransmisiones televisivas.

La realidad es que el comportamiento general es cuando menos sonrojante, enzarzándose en peleas de un nivel dialéctico  cada vez más ínfimo, y lo que es peor con escaso contenido social sobre los verdaderos problemas que nos afectan a los ciudadanos y ciudadanas rondeños.

El alejamiento de los problemas de los rondeños, que son hacia los que deberían dedicar sus esfuerzos los miembros de esa clase política que cada vez da más razones para estar mal considerada, la primacía de la lucha de partidos en lugar del interés general, la imagen que proyectan de soberbia en muchas de sus actuaciones, y la falta de intentar un diálogo que les acerque para la búsqueda de soluciones que son cada vez más necesarias dados los problemas que desafortunadamente padece la ciudad, son algunas de las muchas razones que esgrimen los cada vez más ciudadanos para manifestar su hastío sobre unos comportamientos que dañan la convivencia, sin traer los beneficios que por su cargo están obligados a conseguir para todos los nosotros los 21 concejales que componen la Corporación rondeña.

De seguir por este camino, no es de extrañar que la tónica de abstención que viene creciendo en las convocatorias electorales a las que se nos cita en los últimos años vaya en aumento, y desde luego mucha culpa de ello tendrán los lamentables espéctaculos en los que se han convertido los Plenos Municipales en esta ciudad.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

catorce + ocho =