Opinión

Reformas (Jose Cabello)

En la campaña electoral una de las promesas de Mariano Rajoy fue que harían reformas, que sería un Gobierno reformista y efectivamente, ha sido la única promesa que ha cumplido.

Se podrá dudar más o menos de la necesidad de las reformas, pero no se puede negar que se están haciendo, desde el tema laboral a la justicia, sanidad o educación. Menos la reforma electoral, tan necesaria, o la Constitución para actualizarla tras treinta años, lo van a reformar todo.

Ahora le ha tocado el turno a la Administración local. Ha dejado de lado la reducción de Concejales para entrar a saco en las dedicaciones exclusivas y sueldos. Una reforma que llevará a trabajar para sus Ayuntamientos a muchas personas sin cobrar, reduce las competencias y se las da a… las Diputaciones.

Las Diputaciones son esas mastodónticas administraciones que no vota nadie, los diputados provinciales son escogidos por los propios partidos entre sus concejales en medida a los votos conseguidos en las elecciones locales. Las Diputaciones es ese cementerio de elefantes en el que dan una ocupación (magníficamente retribuida) a los jarrones chinos y concejales con antigüedad para no dejarlos en la estacada (no vaya a ser que algún político tenga que buscar trabajo ¡por Dios!) o también sirve como nido para los cachorros que empiezan y tienen en tan alta estima que les enseñan a vivir del cuento a cargo de la Administración.

En lugar de suprimir el coladero de colocaciones a dedo que son las Diputaciones, les amplían las competencias y les dan más poder para poder seguir con su chollo permanente. Y, como decíamos ayer ¡continuamos para bingo!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

uno × 1 =