Ronda

Las Hermanas de la Cruz, un batallón movilizado para llevar un plato caliente a muchas familias rondeñas en plena crisis sanitaria

Todos los días estas religiosas rondeñas trabajan para que a nadie le falte el sustento más básico para su alimentación

Las hermanas de la Cruz en el Puente Nuevo cargadas de bolsas para los necesitados.

Todos los días hay un trasiego de personas en la plaza Duquesa de Parcent, junto al Ayuntamiento. Desde la primeras horas de la mañana rondeños se ponen en fila frente al convento de las Hermanas de la Cruz con sus carros de la compra. Las monjas, lejos de refugiarse en su clausura espiritual han decidido ponerse en la primera línea para combatir el coronavirus y las necesidades que está provocando.

Desde hace décadas estas religiosas trabajan de forma incansable para ayudar a los cristianos ( y no creyentes) más desfavorecidos de nuestra ciudad, y ahora, cuando la pandemia ha puesto en una situación crítica a muchas familias, más que nunca se están movilizando para intentar que a ninguna de ellas le falte lo más esencial.

Hacen visitas a los fieles que saben que no les fallarán a la hora de hacer una donación; e incluso, si es necesario hacen compromisos, pero todo con el objetivo de llenar el carro con el que poder repartir los alimentos a quienes los necesitan.

Hoy hemos presenciado (siendo afortunados) y hemos  tomado una imagen de ese intenso trabajo de estas monjas, cuando cruzaban el Puente Nuevo cargadas de bolsas de alimentos y de productos para repartir entre los que los necesitan. No querían que le hiciéramos la foto, pero al finan se conformaron con un sonrisa.

Con personas tan humanas como ellas, estamos seguros que superaremos esta crisis.Gracias por su humildad, compromiso y fe. Todo un ejemplo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*