Comarca

Fauna de la Serranía de Ronda: Cabra montés (Capra pyrenaica)

Es una especie polígama. La época de celo es entre noviembre y enero. Es entonces cuando se reúnen machos y hembras. Los machos se comportan agresivamente entre sí y luchan por las hembras

Ejemplar de cabra montés localizado en la Serranía de Ronda, Foto Andrés Rodríguez.

Mamífero del grupo de los bóvidos de menor tamaño que un ciervo de complexión fuerte y robusta.

El macho tiene una cornamenta grande, sin ramificar, que se desvía ligeramente hacia atrás. En la hembra es pequeña y delgada. Los machos miden, entre cabeza y cuerpo, 1,25 metros y pesan de 50 a 58 kg. Las hembras miden 1 metro y pesan de 30 a 36 kg. La presencia de barba en los machos, su mayor corpulencia y la gran extensión de manchas negras, les diferencia de las hembras.

Su pelaje, de color pardo grisáceo por el dorso y blanco por el vientre, varía a lo largo del año. El hocico es algo más corto que en la cabra doméstica. Su color de pelo varía desde el gris parduzco al pardo claro.

Es una especie polígama. La época de celo es entre noviembre y enero. Es entonces cuando se reúnen machos y hembras. Los machos se comportan agresivamente entre sí y luchan por las hembras. Se alzan sobre las patas traseras, entrechocando las cuernas al caer. El vencedor se hace con un pequeño harén que abandona después de las cópulas.

La gestación dura unos 5 meses, y la época de parto es entre abril y julio. Tienen entre una y dos crías, a las que amamanta hasta los seis meses de edad. Posteriormente, si la cría es un macho, abandona a la madre y se une a los otros machos.

La cabra montés habita en bosques y matorrales de alta y media montaña.

Es una especie de hábitos diurnos en invierno, y se va haciendo nocturna en el verano. Tímida y tranquila, tiene un gran olfato y oído. Está dotada para andar entre rocas y saltar por paredes casi verticales o incluso hielo.

Muy gregario, forma grupos numerosos bien de hembras y crías o bien de machos. Aunque no migra, realiza largos viajes erráticos durante el invierno.

Entre los enemigos destacan los perros asilvestrados y los lobos, aunque éstos últimos actualmente ocupan áreas bastante alejadas de los territorios de las cabras montesas. Periódicamente sufren epidemias de sarna que menguan sus efectivos.

Devora indiscriminadamente cualquier materia vegetal, como hierbas, líquenes, cortezas, brotes y frutos. También las yemas de pinsapos y los pinsapos de pocos años que aún tensan las hojas tiernas. Con frecuencia lamen la sal que los pastores suministran al ganado.

Sus poblaciones se distribuyen en Sierra de Gredos, Puertos de Tortosa-Beceite, sierra madrileña y Andalucía Sierra Nevada,  Cazorla y Segura. En la Serranía está ampliamente distribuida con una población importante en la Sierra de Las Nieves. A veces se la puede ver cerca de los pueblos.

Bibliografía: www.faunaiberica.org


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

cuatro × dos =