Comarca

Fauna de la Serranía de Ronda: Herrerillo Común (Cyanistes caeruleus)

Son bastante silenciosos en verano, sobre todo en los países mediterráneos donde sólo se les oye a primeras horas de la mañana, pero vuelven a hacerse vivaces y bulliciosos en septiembre

Un ejemplar de Herrerillo Común en la Serranía, Foto Juan Luis Muñoz.

Es unos de los representantes más conocidos de los páridos o pájaros. Es fácil de identificar, tiene las alas, cola y capirote azules; mejillas blancas; dorso verde y partes inferiores amarillas; los sexos son iguales.

Apenas llega el buen tiempo, la semana pasad sin ir más lejos empezaron los herrerillos con su cortejo, los machos se lanzan en vuelo nupcial desde la copa de los árboles, utilizando sus alas azulonas como si fueran un paracaídas, mostrando orgullosos su plumaje, su pecho amarillo azufre y el llamativo capirote azul.

El Herrerillo Común se limita bastante a los árboles de hoja caduca y suele evitar los bosques sombríos de coníferas. Desde febrero la cavidad del nido, frecuentemente muy estrecha, es elegida y defendida contra los otros páridos.

Son bastante silenciosos en verano, sobre todo en los países mediterráneos donde sólo se les oye a primeras horas de la mañana, pero vuelven a hacerse vivaces y bulliciosos en septiembre. En esta época se registran con frecuencia grandes bandos de estas aves. Estas migraciones son irregulares, según los años y los sectores geográficos en cuestión y disminuyen mucho en invierno, que suele ser un tiempo de hambre para el Herrerillo Común, ya que al ser sobre todo insectívoro no encuentra con facilidad alimento, necesita larvas y ninfas de insectos que busca afanosamente ocultas bajo las cortezas y las hojas caídas.

Cría en agujeros de árboles, cajas para anidar o huecos en muros; ambos sexos reúnen musgo, hierbas, pelo y lana para material del nido; puesta, de abril a mayo, de 8 a 15 huevos blancos con puntos pardo rojizos; incubación, sólo por la hembra, alrededor de 14 días; ambos progenitores alimentan a las crías, que vuelan después de unos 19 días. Su costumbre de utilizar cajas para anidar ha motivado que su nidificación se haya visto notablemente favorecida.

Se alimenta sobre todo pulgones, orugas y otros insectos; pero también come algunos frutos, granos y semillas.

Vive en parques y jardines.

La foto es de Juan Luis Muñoz, extraordinario ornitólogo a quien agradezco que me haya permitido su uso.

Bibliografía: www.pajaricos.es


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

9 + dieciocho =