Comarca

Fauna de la Serranía de Ronda: Pico picapinos (Dendrocopos major)

Es uno de los más extendidos y habituales pájaros carpinteros

Imagen de un ave ‘Pico picapinos’ tomada en la Serranía de Ronda. Foto Juan Oñate.

Ave dotada de un poderoso pico, que posee una tremenda capacidad para taladrar las maderas por muy resistentes que sean. Estas cualidades le permiten instalarse en una gran variedad de hábitats forestales o semiforestales, desde pinares de montaña hasta bosques de ribera, encinares o alcornocales.

Pertenece al grupo de los “Pícido”. Otra de sus características es la gran elasticidad a la hora de alimentarse, ya que consume tanto insectos como pollos y huevos o todo tipo de frutos. Su longitud es de 23-26 cm y su envergadura de 38-44 cm.

La especie es fácil de identificar, comparte la coloración típica de los picos, con tonos muy intensos y definidos. La región dorsal es blanquinegra. Posee unas listas negras a ambos lados de la cara y el cuello, que enlazan con el pecho, el pico, los hombros y la nuca. Las regiones ventrales son blancas, sin listas ni punteaduras, y la zona anal luce una extensa y llamativa coloración rojiza. El dimorfismo sexual se aprecia sobre todo en la nuca: roja en los machos y negra en las hembras. El plumaje de los jóvenes resulta más difuso, con las partes ventrales de color blanco sucio y una menor intensidad de rojo en la zona anal; asimismo, se distinguen de los adultos por tener el píleo rojo.

Su canto más común del picapinos es un “crir” fuerte y sonoro, que repite a intervalos de tiempo irregulares y que parece utilizar como llamada de atención o cuando está nervioso. A menudo, emite un reclamo con un sonido parecido a “krekrekrekre” conocido como “relincho”. Otros sonidos característicos de los pícidos son los tamborileos, que practican para marcar el territorio y para atraer la atención de las hembras. Los tamborileos también los practican para taladrar los troncos buscando a los insectos perforadores que le sirven de alimento. Los tamborileos de reclamo se distinguen de los alimentarios o taladradores, porque en los primeros los golpes son muy rápidos y consecutivos; no en vano, el picapinos es el pájaro carpintero que más rápidamente tamborilea.

La foto del ave es de Juan Oñate, magnífico ornitólogo, a quien agradezco que me haya permitido usarla.

Bibliografía

www.seo.org


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

siete + once =