Cultura y Sociedad

El nuevo año arranca con un hito en la exploración espacial

Mientras una parte del planeta celebraba el comienzo de un nuevo año, a unos 6.500 millones de kilómetros de la Tierra, una sonda espacial “visitaba” el objeto más lejano jamás explorado por el ser humano

Representación artística de la sonda espacial New Horizons en su encuentro con Ultima Thule. (NASA).

Mientras una parte del planeta celebraba el comienzo de un nuevo año, a unos 6.500 millones de kilómetros de la Tierra, una sonda espacial “visitaba” el objeto más lejano jamás explorado por el ser humano.

El 1 de enero de 2019 pasará a la historia de la exploración espacial por la aproximación  de la sonda espacial New Horizons de la NASA, que lleva más de doce años viajando por el cosmos,  a un cuerpo celeste conocido como Ultima Thule (MU69). Este cuerpo descubierto en 2014 por el telescopio espacial Hubble fue bautizado, y de forma muy apropiada,  como Ultima Thule  que era un término de la época medieval que designaba cualquier lugar distante situado más allá de las fronteras del mundo conocido.  Está situado en el Cinturón de Kuiper  o mejor dicho cinturón Fernández-Kuiper aunque está es una historia que trataremos en un futuro artículo. Esta remota zona del Sistema Solar es la primera vez que es visitada por una sonda espacial y es una vasta región del espacio, más allá de la órbita de Neptuno, donde existen miles de millones de cometas y millones de planetesimales, fragmentos de hasta 100 kilómetros de diámetro, y también decenas de planetas enanos.

La misión New Horizons fue lanzada en enero de 2006. El 14 de julio de 2015 fue protagonista de otro momento histórico al pasar por la cercanía de Plutón realizando multitud de fotografías y mediciones. Tras esta hazaña se decidió que el próximo objetivo sería visitar Ultima Thule. La sonda espacial viaja a una velocidad de 54.000 km/h y sobre las 6:30 de la mañana del día de Año Nuevo pasó a sólo 3.500 kilómetros de Ultima Thule, un cuerpo frío y de unas dimensiones de 32×16 km, un auténtico fósil que ha permanecido inalterado desde que nació el Sistema Solar. El objetivo de esta misión es desvelar la composición de este objeto, su geología, formación, si tiene satélites o atmosfera. Los resultados servirán para desvelar sobre las condiciones de formación de los objetos de nuestro sistema planetario. Debido a la enorme distancia a la que se encuentra New Horizons  la transmisión de sus datos tardan en llegar a la Tierra unas 6 horas y la primera comunicación fue recibida en la Estación Espacial de Robledo de Chavela. La sonda espacial seguirá explorando el Cinturón de Kuiper hasta mediados del año 2021 y seguirá comunicándose con la Tierra hasta mediados de los años treinta hasta agotar su energía de camino al centro de la Vía Láctea.

Como curiosidad otro día de Año Nuevo histórico para la Astronomía fue en 1801 cuando el astrónomo italiano Giuseppe Piazzi descubrió un cuerpo celeste en el Cinturón de Asteroides bautizado como Ceres, la diosa romana de la agricultura  y la fecundidad. Al principio fue considerado un planeta, pero posteriormente se catalogó como asteroide al descubrirse otros objetos en órbitas similares. A comienzos del siglo XXI, tras la redefinición de planeta, fue reclasificado como planeta enano.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

cinco × uno =