Cultura y Sociedad

Alta costura con firma rondeña

Javier Jiménez se abre un hueco en el mundo de la moda tras dejar su carrera de abogado

El diseñador rondeño muestra en su taller uno de sus sombreros.

Del mundo de las leyes a la moda de alta costura. Ese fue el radical giro que tomó la vida del rondeño Javier Jiménez, que tras estudiar Derecho y comenzar a trabajar en un despacho de abogados, decidió dedicarse a lo que de verdad le apasionaba: el diseño. Tras lanzarse a esta nueva aventura, lleva dos años trabajando en una importante sombrerería de Sevilla, un trabajo que compagina con su actividad como diseñador en su taller de Ronda.

Madrinas, novias o flamencas han llamado ya a la puerta de este emprendedor para confiarle sus vestidos de alta costura, un término que, pese a que reconoce que “se usa muy a la ligera”, tiene su fundamento: “Yo lo considero alta costura porque todo está hecho a mano por mí: los bordados, el teñido de las telas… Cada pieza es única y requiere un proceso especial”. Además, su inquietud creativa le ha llevado también a diseñar líneas de bisutería, sombreros y tocados.

Gran parte de culpa de esta decisión la tiene su abuela, que regentaba una boutique de moda a la que se escapaba en cuanto podía. “Salía del colegio y me iba con ella, y también la acompañaba a comprar ropa a Madrid, Barcelona…”, recuerda en su taller, donde recibe a La Voz de Ronda. Por eso, ni su familia ni sus amigos se sorprendieron lo más mínimo cuando decidió dar este paso: “No es que dejara las leyes de lado de un día para otro, pero veían que cada vez aceptaba más encargos en mi tiempo libre”.

Su primer traje goyesco
Ahora, Jiménez acaba de enfrentarse a un nuevo desafío: el diseño de un traje de Goyesca para una de las damas de este año, Julia Mira. “Es un reto muy grande, porque tienes que documentarte mucho, estudiar como vestía la mujer de la época y ver en qué estilo vas a encajar a tu goyesca”, explica. Pese a la dificultad del encargo, no dudó ni un momento a la hora de aceptarlo: “Su madre es clienta mía desde que empecé, y siempre me decía que cuando su hija fuera Goyesca yo le diseñaría el traje”.

Pese a que los trajes de las jóvenes que representarán a la mujer rondeña durante la Feria de Pedro Romero permanecen siempre en secreto hasta que se muestran por primera vez en el acto del pregón y la imposición de medallas, nos adelanta que “no es un traje, sino cuatro trajes en uno”. Esto se debe a que, cambiando ciertos elementos, el traje “irá

Ahora, Jiménez se ha enfrentado al diseño de su primer traje goyesco: “Es un reto muy grande”

evolucionando” según el acto al que asista la Dama Goyesca. “Al principio será muy afrancesado, y luego irá cambiando hasta ser más propio de una maja, que eran trajes muy goyescos, muy castizos”, apunta.

Este deseo por innovar chocaba a la hora de concebir el diseño con los inamovibles cánones establecidos en aquella época, por lo que Jiménez ha tratado de ser lo más respetuoso posible con la historia. “Si innovas demasiado ya deja de ser un traje goyesco y se convierte en una fantasía del diseñador, así que tienes que buscar el equilibrio”.

Otra de las grandes dificultades ha sido encontrar los materiales necesarios para confeccionar el atuendo, “muy escasos”, lo que ha llevado al modisto rondeño a recorrer tiendas especializadas de Sevilla, Madrid y Valencia, entre otros lugares. “Esa parte fue la más difícil, pero también la más emocionante”, asegura.

Una vez casi acabado el traje (“cada día se te van ocurriendo cosas nuevas, pero llega un momento en el que tienes que parar”, confiesa), espera con nervios e ilusión el momento en que Ronda pueda contemplar por fin su creación, el próximo viernes 23. Su dedicación con este proyecto ha sido tal que incluso ha hecho coincidir sus vacaciones con esta fecha “para estar totalmente volcado con el diseño” y pulir hasta el último detalle.

Hasta entonces, sigue disfrutando del dulce momento profesional que atraviesa, después de arriesgarlo todo por alcanzar su sueño. De momento, declara que no se esperaba contar con el éxito que está teniendo: “No podía imaginar que fuera a ir recibiendo tantas llamadas hasta conseguir una clientela bastante fiel”. Y ante la pregunta de si se puede vivir siendo diseñador de alta costura en Ronda, no duda en responder: “Nadie regala nada, pero con seriedad y trabajo bien hecho, todo es posible”.


Un comentario en “Alta costura con firma rondeña

  1. angeles

    me parece genial tener en ronda un modisto con tanto cache suerte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

doce + quince =