Ronda

El Ayuntamiento tantea la posibilidad de comprar los terrenos de la Casa Rúa

El objetivo sería preservar esta zona paisajística.

 

Una veintena de años de litigio judicial, una sentencia a favor de los promotores, la totalidad de los partidos con representación en la Corporación rondeña en contra a lo largo del tiempo, y un futuro todavía incierto para el proyecto urbanístico de la Casa Rua, situado junto a las cornisas del Tajo de Ronda.

Una vez que el horizonte judicial ha quedado totalmente despejado a favor de los promotores, que a pesar de todo llegaron a un acuerdo con el Ayuntamiento de Ronda para reducir las dimensiones del proyecto, aumentando la parcela destinada a uso hotelero y reduciendo las viviendas a una veintena, ahora parece que todo vuelve a enredarse tras una confusa rueda de prensa ofrecida ayer tras producirse un encuentro entre los propietarios de los terrenos y una representación del actual equipo de gobierno. Nada quedó claro tras el encuentro. El Ayuntamiento está dispuesto a abrir la puerta de una negociación para tantear la posible compra de los terrenos pero reconoce que  no tiene los recursos necesarios para “salvar” el paraje natural. Si los promotores deciden seguir adelante se alaba el bajo impacto visual que tendría este complejo, la gran inversión necesaria y la creación de puestos de trabajo. Y entre tanto algunas fuentes municipales apuntan a la crisis económica actual como causante de la nueva situación, lo que estaría complicando el encontrar inversores dispuestos a apostar por este proyecto.

De este modo, el primer 'resort' de cinco estrellas gran lujo de la ciudad del Tajo queda en el aire, a la espera del desarrollo de las negociaciones iniciadas ayer, tras el anuncio de la alcaldesa de la ciudad, Mari Paz Fernández, de que se tocará a las puertas de otras administraciones para comprobar si hay posibilidad de llegar a un acuerdo con los promotores que evite que se construya al borde las cornisas de la Hoya del Tajo. No obstante, los promotores continúan con el proceso normal para la tramitación del proyecto y se espera que en las próximas semanas puedan presentar el correspondiente plan parcial antes de que finalice el plazo límite para hacerlo.

Con el nuevo panorama parece que los colectivos ecologistas han ganado una primera batalla, tras pedir al nuevo equipo de gobierno que tratara de llegar a un acuerdo para evitar que esta urbanización se convirtiese en una realidad, ya fuese con una compra de los terrenos o con una permuta a otro lugar que tuviese un menor impacto visual sobre uno de los parajes más conocidos de la comarca.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

diecinueve − 9 =