Cultura y Sociedad

La quimera de Barenboim vuelve a Ronda

La Orquesta West Eastern Divan, formada por españoles, árabes e israelíes, arranca gira internacional el 30 de julio.

 

La música y el diván como herramientas terapéuticas. Elementos contra la sinrazón que se unen para expresar la voz propia a la vez que escuchar la del otro. Ese fue el sueño que en 1999 unió al director de orquesta argentino-israelí Daniel Barenboim y al intelectual palestino Edward Said (fallecido en 2003) para crear la orquesta de todas las quimeras: la Orquesta West Eastern Divan, una formación compuesta por 105 jóvenes intérpretes, en su mayor parte árabes, israelíes y españoles, que comparten un solo objetivo: llevar la música de la paz a todo el mundo y demostrar, o tal vez demostrarse a sí mismos, que pueden dejar las diferencias políticas y religiosas a un lado si se les da la oportunidad. Esta orquesta imposible prepara una gira internacional que tiene como punto de arranque la plaza de toros de Ronda el día 30 de julio. El concierto fue presentado el pasado lunes en la Real Maestranza de Caballería.

Antes de echarse a la carretera, habrán ensayado y convivido, como cada año, en el taller musical que tendrá lugar durante una semana en Pilas, Sevilla, sede de la agrupación desde 2002. Y también habrán discutido sobre el conflicto árabe-israelí. “No sólo es un proyecto musical, va mucho más allá. Comparten comedor, dormitorio y un viaje”, señala Muriel Páez, gerente de la Fundación Barenboim-Said. Sin embargo, no se trata de un viaje fácil, ya que las diferencias entre miembros no desaparecen durante su periplo, especialmente cuando reciben la noticia de un ataque o atentado en sus países. Pero tampoco se pretende que desaparezcan. “No estarán de acuerdo en todo pero se les da una posibilidad de escuchar al otro”. Algo tan obvio que a veces parece que se les escapa a los mandatarios de los países implicados.

Y es que, tras un periodo de convivencia de alrededor de un mes, con maratonianas sesiones de ensayo incluidas, los músicos llegan a conocerse más allá de los prejuicios. “Algunos se sorprenden al conocer a alguien con sus mismas pasiones: la música, pero también el fútbol, por ejemplo”, añade la gerente. Para ello, también se organizan conferencias en las que los jóvenes muestran sus sentimientos y experiencias sobre un conflicto que comenzó cuando ninguno de ellos había nacido y que muchos no llegan ni siquiera a entender. “Al final todo es cuestión de ignorancia”, explica Páez. Para algunos, incluso será la primera vez en su vida que conozcan a alguien “del otro lado”, como ocurrirá este año con miembros sirios y libaneses cuando saluden a sus compañeros israelíes.

La orquesta toma su nombre de una colección de poemas de Johann Wolfgang von Goethe. Sus fundadores explican así la elección: “La razón por la que hemos llamado así a esta orquesta proviene del hecho de que Goethe fue uno de los primeros alemanes verdaderamente interesado en otros países, ya que empezó a aprender árabe con más de 60 años”. En la actualidad, la agrupación está formada por 42 árabes, 37 israelíses y 22 españoles, 13 de ellos andaluces y 2 malagueños. 4 músicos procedentes de otras regiones completan la formación.
Esta será la segunda vez que la orquesta actúe en Ronda. Curiosamente, su primera actuación, también en la arena del coso rondeño, supuso el debut de esta orquesta. La alcaldesa de Ronda, Mari Paz Fernández, estuvo en la presentación del evento y dirigió palabras de elogio al trabajo de la orquesta. “El primer concierto fue un hito musical y cultural en Ronda y ahora vuelve a ser escenario de otro hito”, señaló. Sobre su director, Daniel Barenboim, dijo que es “uno de los grandes músicos del momento y que además está comprometido con el mundo y la paz”.

Gira internacional
Tras la ciudad del Tajo, la agrupación pasará durante el mes de agosto por Sevilla, Madrid, Pekín, Shangai, Seúl, Lucerna, Salzburgo, Berlín y Colonia, donde grabarán durante una semana la obra sinfónica completa de Beethoven. Precisamente, este será el compositor protagonista del recital que tendrá lugar en Ronda, ya que el repertorio elegido está formado por la Sinfonía nº 4 y la Sinfonía nº 7 del compositor alemán, además de la Sinfonía nº 35 de Mozart. La Orquesta West Eastern Divan no estará sola en su actuación, ya que la acompañará la recientemente creada Orquesta Al-Andaluz, que siguiendo la misma filosofía, servirá de vivero de nuevos talentos para su hermana mayor.

La Fundación Barenboim-Said, subvencionada por la Junta de Andalucía y otros patrocinadores privados, ha ido creciendo a pasos agigantados desde aquel primer concierto en Ronda. Ahora, además de la orquesta, también lleva a cabo otros proyectos sociales y educativos, como una academia de estudios orquestales en Sevilla, escuelas de educación musical infantil en Córdoba, Sevilla y Málaga en las que 2.000 niños reciben clases y un proyecto de cooperación en territorios palestino-israelíes.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

14 + 17 =