Ronda

Acinipo, un yacimiento en el olvido

El larario descubierto en una de las ‘domus’ corre peligro, mientras el deterioro es evidente en todo el recinto.

 

Tercera ciudad más visitada de Andalucía y una de las zonas más ricas en cuanto a monumentos se refiere, además de una gran belleza paisajística. Esa es la gran baza que juega Ronda dentro del complicado panorama turístico para poder encontrar un hueco en el mismo.

Además, los elogios llegan de todas las administraciones, aunque parece que en algunos casos se quedan únicamente en eso. Y es que el estado del yacimiento arqueológico de Acinipo dista mucho de ser un complejo ejemplar que puede convertirse en un verdadero foco de atención para los turistas que ponen su mirada en el interior de Andalucía. Considerado como uno de lo más importantes de la región, su teatro ha sido siempre el símbolo que ha identificado al yacimiento, y durante mucho tiempo la única evidencia palpable y visible de lo que fue una importante ciudad romana. No obstante, posteriormente se han realizado diferentes excavaciones, que han sacado a la luz y desenterrado las termas y algunas ‘domus’ o casas de la ciudad. Precisamente, en una de ellas se encontró uno de los lararios mejor conservados del país. Esta estructura se encontraba en el interior de las casas y era una especie de altar o capilla donde se rendía culto a los dioses lares o deidades protectoras de la familia. En este caso, está construido con ladrillos y piedra, que están enlucidas con mortero de cal. Sobre el mismo se había creado un estuco pintado con motivos florales y animales con colores muy vivos.

Ahora, aquel importante hallazgo de la campaña de excavación 2005-06, permanece en el olvido y en peligro de desmoronarse. Únicamente le habría salvado de semejante futuro el cobertizo artesanal a base de chapas e hierros que decidieron colocarle tras ser encontrado. Fuentes próximas al complejo consideran que las aguas caídas habrían acabado con este larario de no estar cubierto, aunque también reconocen que es necesaria una actuación “urgente” para salvarlo. A pesar de ello, hasta el momento no se tienen noticias de que desde la consejería de Cultura se vaya a autorizar ni impulsar una actuación inmediata, a pesar del riesgo existente.

En estos momentos, este importante hallazgo pasa inadvertido para los visitantes que acuden al yacimiento, y que lo único que aprecian son unas feas chapas que no dejan ver la estructura original que todavía se conserva.

Pero no es el único aspecto que deja una mala imagen, y es que los alrededores del teatro se han convertido en un auténtico estercolero que deja una nefasta imagen entre los visitantes, que se ven obligados a pisarlo para entrar a la parte visitable del mismo. Además, el olor que permanece en la ropa tras la visita tampoco resulta nada agradable.

En este sentido, se reconoce la necesidad de contar con un rebaño de ovejas, que hacen las funciones de jardinería y evita que el pasto pueda crecer, evitando el alto riesgo de incendio. No obstante, los visitantes reclaman que se limpie o que se evite que los animales puedan concentrarse cerca del teatro o algunas de las estructuras que ya han sido desenterradas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

1 × 4 =