Ronda

Apoteósica conferencia del juez de menores Emilio Calatayud

El salón de actos de Santo Domingo se quedó pequeño ante la avalancha de personas que quisieron escuchar la disertación del juez de las sentencias ejemplares.

 

El salón de actos del Convento de Santo Domingo, y su Aula Magna habilitada para poder seguir a través de una pantalla de televisión  lo que sucedía en el mismo, se quedaban pequeños para seguir la conferencia pronunciada por Emilio Calatayud, titular del Juzgado de Menores de Granada, que organizada por APYMER ha resultado todo un acontecimiento social y cultural.

Tras las palabras de bienvenida de la delegada de Cultura, Mª José Becerra, intervino el presidente de APYMER Salvador Galván, que agradeció al conferenciante su presencia, “llevábamos tiempo intentando tener con nosotros a Emilio Calatayud”, y destacó la colaboración del abogado rondeño Francisco González Palmero, que finalmente cristalizó las conversaciones para que la conferencia se hiciera posible.

Fue precisamente Francisco González el responsable de presentar a los asistentes la figura del conferenciante, del  que destacó entre otras cosas su capacidad “para encontrar el difícil equilibrio  que supone moverse entre la aplicación de la ley, a la que está obligado por su cargo, y la discrecionalidad que la misma ley le permite a la hora de dictar sentencia”.

 A continuación tomaba la palabra el  carismático juez, que  no defraudó absolutamente a nadie, y a lo largo de su disertación abogó por un gran “pacto por el menor” del que reconoció su dificultad, “si los grandes partidos no se ponen de acuerdo para realizar un pacto sobre educación, mucho más complicado es que lo hagan para este asunto, que en todo caso es primordial para el futuro de nuestro país”.

Calatayud se mostró en todo momento distendido y ameno, y enfatizó en la responsabilidad del poder legislativo, que entre otras cosas retiró del código civil el artículo 155 que hablaba del derecho de corrección que tienen los padres para con sus hijos, y que deja a los padres en una situación de cierta indefensión en muchas ocasiones.

El juez reiteró que, los padres, deben ser los grandes responsables de la educación de los jóvenes, y que el excesivo consentimiento que se produce por parte de los progenitores hacia los niños es un caldo de cultivo para la posibilidad de crear un pequeño delincuente.

Calatayud achacó precisamente a esa cierta dejadez paterna, “el alto índice de fracaso escolar, que es una de las principales causas del aumento de la violencia juvenil.

El juez comentó que dicha violencia no entiende de clases sociales ni culturales, y que en los últimos años la participación de niñas en este tipo de actos ha aumentado de manera muy preocupante.

La conferencia, pronunciada bajo el título ¿Conocemos a nuestros jóvenes, ¿Sabemos ser padres? Fue interrumpida en varias ocasiones por los aplausos del público, y  a la finalización Emilio Catalayud participó en un animado coloquio con los numerosos asistentes que acudieron al Palacio de Santo Domingo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

quince + 12 =