Comarca

Fauna de la Serranía de Ronda: Totovía, alondra totovía

Su vuelo es tan espectacular como el de su pariente la otra alondra. Comienza a cantar a poca altura, repitiendo unas seis veces al principio una o dos notas

Imagen de un ejemplar de totovía localizado en la Serranía. Foto José María Canca Guerra.

Presenta un aspecto similar al de otros aláudidos, con una coloración de tonos pardos crípticos. De complexión rechoncha, tiene un moño pequeño, cola corta y oscura. Su diseño facial es muy característico y sirve para su identificación con un plumaje pardo con listas oculares blancas que se unen en la nuca y posee una característica pequeña marca blanca y negra en la zona de pliegue del ala mancha blanquinegra en el borde anterior del ala.

Los dos sexos son iguales. Se podría confundir con la Alondra Común, pero se distingue perfectamente por su menor tamaño, cresta más pequeña y canto diferente que en el caso de la Totovía es más aflautado y menos potente que el de la Alondra Común.

Tiene una longitud de 15 cm y una envergadura de 27 a 30 cm.

Su vuelo es tan espectacular como el de su pariente la otra alondra. Comienza a cantar a poca altura, repitiendo unas seis veces al principio una o dos notas; luego hace una pausa, como si cogiese fuerzas para una serie de fluidas frases. Mientras canta, a veces sube en espiral, a bastante altura sobre su territorio, descendiendo luego en círculos hasta encontrarse a unos 30 metros del suelo y se lanza a tierra.

Las alondras totovías crían en casi todo tipo de terreno herbáceo con algunos matorrales y salpicado de árboles, pero prefieren linderos de bosques, brezales, terrenos arenosos con monte bajo, etc. En invierno pueden reunirse en bandos que se alimentan en los campos. En general frecuenta terrenos más boscosos que la mayoría de las otras alondras españolas.

Ambos sexos construyen un nido de hierbas y musgo en el suelo; pone normalmente 3 ó 4 huevos gris pálido con fino moteado pardo rojizo u oliváceo, entre marzo a julio.  Incuba sólo por la hembra, de 13 a 15 días; los pollos, son alimentados por los padres, dejan el nido después de 11 ó 12 días y vuelan algunos días más tarde.

Se alimenta de insectos, algunas arañas y semillas en otoño. Vive en zonas de matorrales y campos baldíos.

La Alondra Totovía es un ave principalmente sedentaria en España, pero hay movimiento de migrantes que en parte permanecen aquí para invernar. Se puede ver la especie en la Serranía de Ronda entre los meses de enero a agosto.

La foto es de José María Canca Guerra a quien agradezco que me haya permitido usarla.

Bibliografía: http://www.pajaricos.es

Homepage


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

3 + veinte =