Ronda

Total falta de respeto de Valdenebro y de sus concejales díscolos hacia Aguilera en el inicio de la campaña para las andaluzas

Mientras que la secretaria general atendía a los medios de comunicación, la alcaldesa y sus seguidores empezaron a reírse a carcajadas a pocos metros de ella y a hablar con un tono muy elevado para molestar

Aguilera, junto a un veterano militante, en la noche de la pegada de carteles.

Total falta de respeto de la alcaldesa, Teresa Valdenebro, y de sus concejales díscolos, hacia la secretaria general del PSOE de Ronda y candidata a la Alcaldía, Isabel Aguilera.

Eso fue, literalmente, lo que se presenció en la noche del pasado jueves durante el inicio de la campaña electoral con la tradicional pegada de carteles, que en esta ocasión se desarrolló en la puerta del colegio de Juan Carrillo, en la avenida de Andalucía.

Momentos antes de la media noche aparecieron por el lugar Aguilera y gran parte de su ejecutiva local, así como otros militantes, portando banderas del PSOE y carteles con la imagen de su candidata a las elecciones autonómicas, Susana Díaz.

Poco después llegaban por separado con las manos metidas en los bolsillos Valdenebro, sus concejales díscolos, cargos de confianza y algunos militantes veteranos del partido, como el ex alcalde Juan Fraile y los ex concejales Antonio Lasanta y Antonio Aranda.

En ningún momento los de Valdenebro hicieron por acercarse a sus compañeros cuando éstos se disponían a pegar los carteles. Se retiraron de forma intencionada y formaron un pequeño grupo alejado de los miembros de la ejecutiva. Quisieron dejar bien patente su distanciamiento con la dirección local.

Pero lo que llamó poderosamente la atención, no sólo a los militantes socialistas, sino también a los de Ciudadanos y de Adelante Andalucía que se encontraban también en el mismo lugar, fue ver cómo cuando Aguilera atendía a los medios de comunicación en una noche tan especial, Valdenebro y los suyos empezaron a reírse a carcajadas y a hablar con un tono muy elevado, tan elevado que molestaba a la secretaria general que tuvo ciertas dificultades para poder expresarse de forma adecuada y lanzar el mensaje de campaña ante los periodistas. Es decir, armando bronca de forma intencionada y sin ningún tipo de reparo.

Finalizado este momento de “tensión”, Aguilera y los oficialistas del partido se dirigieron hacia otros puntos de la ciudad para seguir pegando carteles, mientras que Valdenebro y los suyos se quedaron allí parados para hacerse una foto bajo los carteles de Susana Díaz que anteriormente habían colocado sus compañeros de partido. Seguidamente hicieron mutis por el foro sin mancharse las manos con el preparado de cola que se utiliza para fijar la publicidad electoral.

Un desplante más de Valdenebro, que sigue sin aceptar su derrota en las primarias y que ya no es la candidata a la Alcaldía. Mientras antes se de cuenta de la realidad, mejor para ella.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

cuatro × cinco =