Comarca

Las mujeres de Arriate más unidas que nunca por una causa: coser mascarillas para los sanitarios y para quienes las necesiten

Decenas de mujeres de Arriate han creado un grupo que tiene como único fin dotar a los sanitarios, cuerpos de seguridad y a todos los profesionales que atienden a personas mayores, o que tienen que trabajar en la calle, de las mínimas medidas de seguridad mientras llegan los suministros

Las costureras de Arriate cosen las mascarillas en sus casas durante el confinamiento.

“Me han llamado que en una residencia de Ronda les hacen falta mascarillas y me he puesto a hacer algunas”. Con esta frase Mari Venegas “abrió la veda” en Arriate, y con esa frase animó a Belén a reunir a más mujeres para la causa. Esa frase fue el germen para que de forma rápida se crease un grupo solidario formado de una veintena de mujeres que se afanan diariamente en coser, en hacer todo lo que pueden o lo que está en su mano para ayudar en esta situación de crisis sanitaria.

En sus primeras acciones buscaban las telas que tenían en casa, ante las noticias que llegaban y las peticiones de mucha gente, había que ponerse delante de la máquina de coser lo antes posible, había que ayudar y no quedarse mirando las cuatro paredes las 24 horas del día. Los vecinos se enteraron de la iniciativa y comenzaron a donar lo mucho o lo poco que tenían, pero necesitan cada día más y sobre todo organización.

Hablando con más mujeres del pueblo se fueron enterando que también ellas se habían puesto manos a la obra, y para agruparlas y que hubiera organización, Belén crea un grupo de whatsapp donde además de organizarse entre todas para repartir las telas, los elásticos, los hilos, etc., también hay tiempo para escuchar las ocurrencias de unas y otras y sacar una sonrisa que falta hace en estos días tan malos.

El cuartel general está en la casa de Mari Ángeles, allí se reciben los materiales necesarios y desde allí se distribuyen. Son materiales donados por vecinas por las hermandades del pueblo, como los Cristinos, los Jesuistas o La Romería de Arriate, además de comercios de la localidad que también se han volcado con ellas.

En el grupo se ríen, a veces, “parece que estamos trapicheando desde las ventanas de las casas”, preparan las bolsas con el material y al pasar cuando van por la compra las recogen, ni dos minutos paradas, ni cinco minutos de charla, ya no queda nada de la alegría de Arriate en sus calles, desiertas a causa del coronavirus, solo hay un momento del día cuando las vecinas salen a sus ventanas para aplaudir a nuestra Policía Local que con el tan escuchado “Resistiré” nos amenizan a las ocho de la tarde estos días tan largos encerrados en casa.

Cientos y cientos de mascarillas salen de las manos de Encarna, Silvia, Isabel, Margari, Carmen, Isa, Yolanda, Belén, Mari, Milagros, Concha, Elena, María José, Sacri,… mujeres anónimas que se dedican en cuerpo y alma a intentar ayudar a esas personas que están en la calle diariamente por el trabajo que tienen para que no nos falte de nada en nuestras casas. Están repartiendo en Arriate, Ronda, Alcalá del Valle, a numerosos comercios del pueblo, como son los supermercados, farmacia, fruterías, etc., mientras llegan los pedidos de las mascarillas homologadas; así tienen más protección gracias a las manos de estas mujeres.

También a la Residencia San José de la Montaña, a la Residencia de las Hermanitas de los Pobres, a las trabajadoras de la Residencia de Parra Grossi, a todas esas personas que trabajan en ayuda a domicilio, al querido pueblo de Alcalá del Valle, a la cocina del Hospital de Ronda, a limpiadoras, a transportistas, a policías y como no, a esos arriateños que, aunque, confinados en casa, tienen que salir a hacer sus compras. Mujeres que no quieren agradecimientos ni colgarse medallas, mujeres que estarán eternamente agradecidas a la Policía Local y al Ayuntamiento de Arriate por la ayuda que les presta, por su preocupación por todos y cada uno de los habitantes del pueblo.

En Arriate tienen fama de que les gusta mucho la fiesta, que todos los fines de semana hay algo, “y si no lo hay se lo inventan”, como dicen por ahí, pero hay algo que lo hace único, siempre ha demostrado ser un pueblo solidario, que da la mano a quien la necesita, que ayuda a todo el mundo, y ante la pandemia y los momentos duros que se están viviendo, están demostrando que no se quedan con los brazos cruzados, que allí hay muchas fiestas, sí, pero también personas con un corazón muy grande.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

quince − 15 =