Comarca

Plantas de la Serranía de Ronda: Sanalotó (Sedum telephium)

Es una planta de poco tamaño que crece de forma natural en zonas de montañas con bosques de Europa. Es una hierba perenne, crasa, con tallos erectos

Planta sanalotó. Foto: Andrés Rodríguez.

SANALOTÓ, sanalotodo, Hierba callera,  Hierba calluna, Hierba de los callos, Matacallo, Matacallos. Sedum telephium

Dedicada a la memoria de Vicente Pérez.

La planta fotografiada existe en mi jardín. De tan sólo una mata proceden las abundantes plantas que ahora tengo. Fue un regalo de mi antiguo alumno y amigo muy querido, y ya tristemente desaparecido, Vicente Pérez –creador del Centro Baba-, hace unos veinticinco años. Él tenía mucha  fe en las propiedades curativas de esa planta, yo les tengo un especial cariño por qué me recuerdan a Vicente, una persona que dio su vida por los demás.

La Hierba callera o Sanalotó, pertenece a la familia de las crasuláceas.

Es una planta de poco tamaño que crece de forma natural en zonas de montañas con bosques de Europa. Es una hierba perenne, crasa, con tallos erectos. Posee hojas alternas, ovado-elípticas, planas, de más de 3 cm de anchas, margen dentado. Desarrolla flores color rosa oscuro en verano que son hermafroditas, con una corola con pétalos de hasta 5 mm.

Las hojas y las flores son las partes de la planta que contiene principios activos y por ello, propiedades medicinales como vulneraria, cicatrizante, astringente, emoliente, diurético. La hierba callera es muy eficaz para tratar afecciones como heridas, llagas, cortes, abscesos, quemaduras, callos, ulceras, erupciones, sabañones, entre otras patologías de la piel. Además es muy bueno para resolver patologías como diarrea, favorece la eliminación de líquidos, hemorroides y fisuras anales.

La forma más simple y fácil de usar esta planta es colocar la parte superior de la hoja sobre el área lastimada. La manera de proceder es muy fácil, una vez que se han recogido las hojas con cuidado, se separa la finísima piel que recubre la cara superior de las mismas, (es muy fácil de separar la piel del resto de la hoja de la planta) y se aplica directamente sobre quemaduras, cortes, llagas y heridas en general. Asimismo, está demostrado que la aplicación de la hoja sobre callos consigue hacer que estos se ablanden.

También se puede preparar un cataplasma colocando un poco de flores y hojas en leche hasta que se caliente unos minutos. Después se filtra y se aplica mojando un paño en este líquido y se aplica en forma externa sobre la zona herida o lastimada. Y se puede elaborar una decocción para lavar heridas y otras afecciones en la piel para acelerar la cicatrización y calmar el dolor. Se colocan 30 gramos de hojas de hierba callera en 1 litro de agua, se deja hervir por 5 minutos, luego se cuela y cuando esta tibio se aplica en la zona lastimada.

Todas estas formas de uso pueden usarse varias veces al día no solo para curar la herida sino que también ayuda a calmar el dolor.

La hierba callera es comestible por lo que se puede preparar diferentes comidas como puré, ensaladas y sopas. En ciertos poblados suele ser consumida con cierta regularidad. No suelen prepararse infusiones con esta planta debido a que no se conoce información científica sobre su uso para otras enfermedades que no sean externas.

Necesita poco riego, tan solo una vez por semana en primavera y verano, una vez al mes durante el invierno. Cuidado con los excesos de agua. Tampoco necesita mucho abono, solo ocasionalmente en verano.

Todos los Sedum se reproducen con facilidad por esquejes de hojas o de tallo, en verano. También por división de mata.

 

Bibliografía

https://www.tusplantasmedicinales.com


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

diecinueve − once =