Cultura y Sociedad

Triunfal salida a hombros de los tres caballeros en la tradicional Goyesca de Rejones

Rui Fernandes, Diego Ventura y Ándrés Romero salen por la puerta grande ante una corrida de Benitez Cubero que dieron buen juego y permitieron el lucimiento

Los tres rejoneadores han salido esta tarde de la Maestranza por la puerta grande. Foto Roberto 82.

Como ya es tradicional en todos los festejos taurinos goyescos de Ronda, hacen su entrada en el la plaza nuestras damas goyescas a bordo de magníficos carruajes de caballos antes del festejo ordinario.

Casi tres cuartos de entrada con muchos claros en el sol. Menos ambientes que otros años. Ya lo decimos. Hay que reconducir la situación para que vuelvan los festejos taurinos a situarse dentro de la Feria de Pedro Romero. Rompe el espectacular paseíllo lleno de color y sabor de antaño, propiciado por un decorado de piedra que le proporciona ese empaque tan singular el coso maestrante. Carrusel de saludos de los tres actuantes y rueda de exhibición.

En su primero, el portugués Rui Fernandes no pudo tocar pelo debido al fallo en el rejón de muerte, que tiene que entrar hasta en tres ocasiones. Antes se lució con “El Dourado” en un par al quiebro. Al final aplausos para Fernandes y para el toro en el arrastre. En su segundo que brindó a Andrés Romero, colocó un rejón de castigo trasero. Se luce en banderillas con “H. Quiebro” –un espectacular ejemplar tordo rodao- y “Artista”. Con este último ofrece un dominio de alta escuela de doma colocando dos banderillas bailando al caballo. Mata de rejonazo entera, trasera y contraria. Se le conceden las dos orejas.

El cigarrero adoptivo de la Puebla comienza con “Joselito”. Ventura brinda a Andrés Romero, que es el objeto de los brindis debido a su último percance que le tuvo un tiempo retirado. Buen gesto de compañeros. El burel que hace segundo, sale con muchos pies. Le receta dos rejones de castigo claudicando el toro que manifiesta flojedad de remos.  Una banderilla al quiebro despierta a la plaza. Tras las banderillas, el toro queda lastimado. Acierta Ventura a la primera con el rejón de muerte. Le conceden una oreja con petición fuerte de la segunda. En su segundo, el quinto de lidia ordinaria, clava un buen rejón de castigo parando y templando divinamente al cornúpeta. Saca a “Fino” para las banderillas colocando una al quiebro, y dos bailando al toro muy en las cercanías. El delirio se desata cuando saca al ruedo a “Dólar”, y sin cabezal clava un buen par efusivamente aplaudidas. Otras tres farpas cortas. El rejón de muerte entra entera. El toro tarda en caer entre desplantes del caballero ahora ya descabalgado y alardes ante el moribundo animal. Caen dos orejas en el esportón. Aplaudido el toro en el arrastre.

El onubense Andrés Romero, ha actuado mostrando la merma en sus condiciones debido a que  como hemos comentado anteriormente, resultó herido a resultas de un percance con un toro. Sale el tercer toro de la tarde en el que no puede lucirse como quisiera debido a que el toro manifiesta menos fuerza. Rejón de muerte trasero pero resolutivo. Una oreja. En su segundo, al toro postrero del festejo, es cuando se le vio gestos  ostentosos de dolor. Con “Guajiro” se luce en banderillas. Rueda de farpas cortas. Rejonazo trasero pero de efectos fulminantes cayendo el toro casi sin puntilla. Dos orejas.

En general, los toros de la ganadería de Benítez Cubero dieron el juego deseado para ofrecer el lucimiento de los caballeros rejoneadores que hicieron las delicias de un público enfervorecido con los de a caballo. Puerta grande para los tres que cruzaron el dintel del ansiado pórtico de la gloria.

Ficha del festejo:

Casi tres cuartos de entrada con tarde calurosa en la Plaza de la Real Maestranza de Caballería de Ronda. Tradicional festejo goyesco de rejones.

Rui Fernandes, tocado con tricornio a la federica, chaquetilla negra y remates en azabache. Aplausos y dos orejas.

Diego Ventura, con chaquetilla verde y calañés, Oreja y dos orejas.

Andrés Romero, con calañés, chaquetilla de berenjena y remates en hilo negro. Oreja y dos orejas.

Los toros de la sevillana vacada de Benítez Cubero presentados despuntados para rejones, dieron en general buen juego, con movilidad y nobleza, saliendo algún ejemplar de muchos pies.

Sin incidencias reseñables.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

5 + 9 =