Comarca

Plantas de la Serranía: Menta rizada, hierba santa, la joya de la salud

Hierba santa, Menta, Menta acuática, Menta de caballo, Menta de hojas redondas, Menta piperita, Menta romana, Menta verde

Una plantación de menta en la Serranía, Foto Andrés Rodríguez.

Hierba santa, Menta, Menta acuática, Menta de caballo, Menta de hojas redondas, Menta piperita, Menta romana, Menta verde. La joya de la salud. Mentha crispa.

La Menta es principalmente desinfectante, calmante, digestiva y estimulante de la bilis, pero tiene propiedades tónicas, antiespasmódicas y diaforéticas; se usa en tratamientos del reumatismo, cólicos, náuseas, vómitos y palpitaciones cardíacas. También para digestiones lentas, problemas del estómago y del intestino, inflamaciones del hígado y de la vesícula biliar, contra el mareo y los gases intestinales.

Exteriormente se usa en fomentos contra las contusiones, dolores reumáticos y quemaduras (se aplica en compresas batida en la misma cantidad de aceite de oliva). La infusión de Menta conviene mucho a las mujeres embarazadas que sufren problemas nerviosos, insomnio y falta de apetito. Las cataplasmas de hojas de Menta aplicadas sobre los pechos detienen la leche. Las mujeres que padecen de menstruación dolorosa deben recurrir a la infusión de Menta para encontrar un alivio inmediato. También es recomendable para todas las personas cansadas, débiles y ancianas que tomen a menudo ligeras infusiones de esta planta. Una hoja de menta, como si es de Salvia, depositada en la boca y masticada, quita el mal aliento. Por último dicen que tomada en infusión previenen los infartos.

La Menta rizada crece es los prados húmedos, nacimientos de agua y orillas de los ríos. Es usada desde la más remota antigüedad; tres o cuatro hojas bastan para hacer una taza de tisana que seguro tendrá efectos maravillosos.

La Menta es una familia numerosa que comprende muchas especies usadas en medicina. Las más importantes son: La Mentha piperita, que se cultiva en muchas partes y crece espontánea en todo el mundo. Para que la planta conserve todas sus propiedades, conviene mudarla de terreno cada tres años. Menta de Hojas Redondas (Mentha rotundifolia), cuya infusión se recomienda como anticolérica; la Menta Rizada y Menta Verde, Romana o Hierba Santa (Mentha acutifolia), tienen las mismas propiedades que la Piperita; la Menta de Caballo (Monarda punctata) crece particularmente en América del Sur.

La recolección de la menta se hace poco antes o al principio de la floración. Conviene desecarla rápidamente y con cuidado, evitando el exceso de ventilación. Se emplean las hojas, a ser posible frescas. Si son secas deben elegirse las más olorosas.

Se pueden agregar algunas hojas de Menta fresca en ensaladas. Tanto crudas como en infusión son refrescantes y vivificantes. Hemos de destacar otra propiedad de la Menta: la que tiene el aceite esencial contenido en la planta, y que le confiere su característico y agradable olor. Este aceite esencial tiene particular acción sobre la secreción de la bilis, por lo cual la Menta es también un remedio para las enfermedades de la hiel: cálculos biliares y arenillas, enfermedades del hígado y de los riñones.

Si con la Menta se rellena una almohada obtendremos un medio calmante del dolor de cabeza, dolor de muelas y zumbidos de los oídos. Lo mismo puede decirse de la ciática y el reumatismo, aplicándola sobre las partes doloridas.

Recomendamos sazonar las sopas y platos de verduras con Menta seca en polvo, lo cual tiene un efecto vivificante sobre todo el organismo.
Por sus muchas propiedades, se la ha denominado “la joya de la salud”.Tanto es así que nunca debe faltar en el hogar para conservar la salud de las personas.

Bibliografía https://gonzaloantinwo.wordpress.com


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

cuatro × cinco =