Opinión

Borracha de Sombra Negra

Puente Nuevo de Ronda en un día de intensa niebla en el Tajo.

No se emborrache de NORMATIVAS, embriáguese de HUMANIDAD, le decíamos en uno de nuestros artículos anteriores. Con el paso de los días, después de ver su intransigencia, su terquedad, su falta de sensibilidad, su sinrazón, y su falta de talante democrático y político nos damos cuenta que lo suyo no es una borrachera, lo suyo es un empacho.

Y es un empacho porque usted las normativas, a las que tanto recurre en sus comunicados y declaraciones ante los medios, no las contempla por su peso específico, usted las admira por su volumen: cuanto más voluminosas son, más se deleita ante ellas.

Por docenas enumera las normativas, planes y leyes municipales, autonómicas, nacionales, o comunitarias para justificar su sinrazón.

Para  tener razón no hace falta envolverse en un manto de papeles, confeccionados  por burócratas en sus confortables despachos con el solo fin de justificar sus sustanciosos ingresos, y sin el más mínimo contacto con la realidad social de pueblos y ciudades.

Como le decíamos anteriormente su borrachera no es de normativas, leyes o estrategias. Su borrachera es de… “sombra negra”, por eso “mira, calla, y piensa, que sabe porque no bebe, el vino de las tabernas”. Vaya a las tabernas, mézclese entre la gente, escuche el clamor de la calle, baje de su pedestal, salga de ese enclaustramiento que de tanto enrocarse en él le está produciendo ceguera y sordera, dos de los peores males que pueda padecer un político/a. A usted no sólo le va “como anillo al dedo” la melancólica soberbia machadiana. Usted reúne infinitos atributos que la identifican con el personaje de León Felipe en su poema “Pero ya no hay locos” cuando acusa a éste de estar “…en la silla del juez, repartiendo justicias y premios”.

Ni él ni usted llegaron a la silla de “juez” por decisión popular. Él llegó al poder por la razón de la fuerza, usted por el maquiavelismo político. Él, a pesar de todo, contaba con el apoyo de casi la mitad de los españoles, usted ocupa el puesto que ostenta con el apoyo del 4.66% de la población de Ronda. El resto, hasta llegar al 9.33%, corresponde a su compañero de formación, que dicho sea de paso también se está luciendo en la gestión de nuestras aportaciones como contribuyentes.

Este es su proceder, repartir justicias y premios desde su trono de concejala. Usted decide cuándo y por dónde unos padres deben llevar a sus hijos a tal o cual actividad extraescolar, lanzándolos o no, a una de las carreteras más peligrosas de nuestra provincia.

Sus dictámenes deciden cuando una octogenaria tiene que hacer 20 kilómetros para visitar a su médico en el Ambulatorio Sur, o simplemente 2 km si su hora de consulta  coincide con que el puente esté cortado o no. ¡Qué despropósito!

No era en una taberna, pero sí en una cafetería donde, hace unos días, hablando con unos padres, que viven al final de la calle Sevilla –léase La Dehesa- me decían que se ven obligados a hacer 40 km por semana para poder llevar a su hija al polideportivo del Barrio, donde tiene clases de patinaje. De no andar al medio su capricho regulatorio estos kilómetros quedarían reducidos a 12.  Por mucho que he buscado en sus recurrentes leyes y normativas, no me ha sido posible encontrar ni una sola donde se diga que para mantener una MOVILIDAD SOSTENIBLE haya que lanzar cuatro veces más dióxido de carbono a la atmósfera.

Cuando se le oye hablar constantemente del “futuro de nuestra ciudad” se me viene a la cabeza una anécdota vivida en la felizmente desaparecida Unión Soviética. En un viaje que hicimos a dicho país un grupo de españoles, apadrinados por el Partido Comunista de España, en el verano de 1.969, harto de oír tantas grandezas y virtudes del Sistema por boca de la comisario-guía, uno de los componentes del grupo (trotskista infiltrado le llamaban allí entonces, hoy aquí le llamarían facha) mostró su disconformidad diciéndole que: “¿Cómo era posible tanta gloria viéndose tanta escasez y precariedad como se veía por doquier?”, a lo que la comisario-guía contestó: “Es que nosotros trabajamos para nuestros nietos, nosotros trabajamos para el futuro”. Pero el interpelado no calló y respondió: “Una sociedad que no es capaz de administrar el presente menos puede hacerlo para el futuro”.

Y precisamente eso es lo que nos preguntamos los rondeños: ¿Cómo es posible que alguien que no es capaz de gestionar los problemas actuales de la ciudad, pretenda erigirse en guardiana del futuro de nuestro PATRIMONIO?  ¿O tal vez lo que se pretende es ocultar, entre otras cosas, la inoperancia actual con cantos de sirena?

Pues, como resulta que nosotros no tenemos que volver a Ítaca, no nos espera ninguna Penélope, y además sus cantos, por conocerlos, sabemos que no son sublimes, tampoco tenemos la necesidad de atarnos al mástil de la nave (acaso su intransigencia nos obligue a encadenarnos a las rejas de NUESTRO PUENTE), lo cual nos permitirá seguir atentos y vigilantes sus despropósitos, hasta ver con satisfacción cómo con cada nuevo despropósito conseguido, se va empequeñeciendo su particular “piel de zapa” hasta convertirla en un cadáver, como sucedía con el personaje de Honoré de Balzac. Ni que decir tiene que al referirnos a usted, hablamos de un cadáver político.

Mire, ya que es tan aficionada a la consulta de leyes y tratados vamos a sugerirle que pierda un poco de su preciado tiempo y ojee, siquiera por encima, “Los Derechos del Niño”. Quizás la lectura de determinados párrafos le haga pensar que su imposición no es tan buena ni justa como pretende hacernos creer.

De los 54 artículos que componen dichos derechos hemos extraído algunos que consideramos de un mayor interés para el caso que nos ocupa.

ARTÍCULO 2/2.  “Se tomaran todas las medidas apropiadas para garantizar que el niño se vea protegido contra toda forma de discriminación o castigo”…  ¡Sus medidas discriminan y castigan a muchos, muchísimos, niños de Ronda!

ARTÍCULO 3/2.  “Las autoridades se comprometen a asegurar al niño la protección y el cuidado que sean necesarios para su bienestar, teniendo en cuenta los derechos y deberes de sus padres”…

Como autoridad y madre juzgue si sus medidas dan protección y seguridad  a unos niños obligados a hacer decenas de kilómetros semanales por una vía interurbana, para poder asistir a actividades que en el futuro los sitúe en igualdad de condiciones con los hombres y mujeres de otras ciudades y pueblos.

ARTÍCULO 24/b.  “Asegurar la prestación de la asistencia médica y la atención sanitaria que sean necesarias a todos los niños, haciendo hincapié en el desarrollo de la atención primaria de salud”.

Los niños al sur de la puerta de la Almocábar, si tienen que ir al pediatra, primero tienen que pasar por la antesala de la consulta. Esto es, LA CIRCUNVALACIÓN.

ARTÍCULO31/1  “Los estados reconocen el derecho del niño al esparcimiento, el juego y las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y las artes”.

Podríamos continuar hasta igualar en volumen y superar en argumentaciones a todas sus leyes y normas, pero preferimos darle voz a una de sus víctimas, dando por sentado que a este infantil pensamiento no se le ha dictado palabra alguna, ni se le ha puesto o quitado una sola coma.  Escúchela, escúchenle, es su deber como gobernantes y ejecutores.

Escrito de Ana Vidal.

Si todo esto le sirve para reflexionar y le lleva a paralizar sus medidas y sentarse serenamente y con tiempo por delante, hasta conseguir una solución consensuada que satisfaga a la mayoría del pueblo de Ronda, valla nuestro aplauso por delante. Desde esta tribuna le aseguro que mi pluma no manchará ninguna página para decir que “se ha bajado los pantalones”, como se quejaba usted de haber sido acusada por haber hecho concesiones a determinados colectivos,(concesiones refutadas por usted de manera unilateral al día siguiente) en la última mesa de trabajo que tuvimos en el mes de noviembre.

Ronda, viernes 29 de enero de 2018. Paco y Ana VIDAL


Un comentario en “Borracha de Sombra Negra

  1. pedro enrique santos buendía

    Paco, muy bien. Le has dado un ligero repaso cultural a quienes, decretando, muestran su absoluta incompetencia. Muy bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

5 × 2 =