Cultura y Sociedad

Sobriedad, tradición y penitencia con la Vera+Cruz

El luto, el silencio y la música de capilla han impregnado los rincones del casco antiguo en un Jueves Santo de emociones y sentimientos

Las sandalias franciscanas de los penitentes dejaban claro la sobriedad de esta estación de penitencia.

Día grande el de este Jueves Santo en Ronda, con el desarrollo de tres estaciones de penitencia, que han hecho que tanto los rondeños como las miles de personas que han llegado a la ciudad hayan llenado todos y cada uno de los rincones del casco histórico y el centro, en un ambiente que será difícil de repetir.

La jornada cofrade se abría con la Hermandad  Sacramental de Paz y Caridad de la Vera+Cruz, Sangre y Llagas de Nuestro Señor Jesucristo, con su silenciosa salida desde la parte trasera de la colegiata de Santa María la Mayor.

Dos tríos de música de capilla de Sevilla y la Escolanía de voces blancas de la Hermandad acompañaban los pasos de Nuestro Señor del Perdón y María Santísima de las Penas, que este año presentaba como principal estreno un broche pasador para el cíngulo del Cristo. Más de 150 penitentes marchaban junto a los titulares.

Tras abandonar los estrechos callejones de la colegiata, la comitiva, en silencio, con nazarenos de negro, cinturón y cíngulo de esparto, así como sandalias franciscanas, se encaminó hacia la carrera oficial, donde miles de personas aguardaban el paso de esta estación de penitencia.

Sobriedad y penitencia en la tarde del Jueves Santo de Ronda.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

ocho − 7 =