Cultura y Sociedad

Tradiciones de la Semana de Pasión de Ronda. Lunes Santo: pedidores del Santo Entierro

Más de veinte hermanos de la cofradía del Barrio han salido hoy a las calles para solicitar los donativos de los rondeños, portando una campana y un pañuelo negro

Dos pedidoras del Santo Entierro en el centro de Ronda. Foto Archivo.

Hay tradiciones de la Semana Santa tan arraigadas en la ciudad que con el paso de los años, en lugar de perderse se mantienen, aún si cabe, con más intensidad. Es el caso de los pedidores de la Hermandad del Santo Entierro, que cada Lunes Santo salen a las calles para solicitar donativos con los que poder financiar parte de los gastos procesionales de la tarde del Viernes Santo, cuando el luto inunda cada uno de los rincones de Ronda.

Este año han sido más de veinte los hermanos y hermanas del Santo Entierro los que se han echado a las calles portando una campana en una mano, para anunciar su presencia, y un pañuelo en la otra, para recoger los donativos.

Entre ellos se encontraban dos vocales de la Junta de Gobierno, como son Manuel Pérez y Miguel Lorca, quienes se han encargado de ir casa por casa en el barrio de San Francisco anunciando que el Santo de Entierro llama a su puerta.

Manueo Pérez y Miguel Lorca en el Barrio.
Manueo Pérez y Miguel Lorca en el Barrio.

“Esta tradición comenzó en el año 1574 cuando se fundó la Hermandad y entonces la misión que tenía era la de recaudar fondos para dar sepultura a los hermanos que fallecían a lo largo del año. Ahora la finalidad ha cambiado y lo que recaudamos se usa para pagar parte de los gastos de la procesión, así como para fines solidarios y sociales”, explicaron los dos vocales.

“Yo creo que esta tradición es de las más bonitas que tenemos, no sólo en el Santo Entierro, sino creo que en toda Ronda y prueba de ello es que cada año tenemos más pedidores”, comentó Manuel Pérez.

Además tiene la peculiaridad de que únicamente se realiza los Lunes Santos y, debido a que algunos años algunos impostores han visitado las casas en nombre de la Hermandad, sin serlo, “nosotros, además de las campanas, los pañuelos negros y las medallas, también llevamos una credencial identificativa para que no haya dudas”.

En el Barrio los pedidores son tan queridos y conocidos, que ya algunas familias los esperan con un café caliente, un refresco y unas tapas preparadas para que tomen fuerza antes de seguir pidiendo los donativos”.

Tradiciones rondeñas que perduran con el paso del tiempo y que nunca se deben perder.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

11 + nueve =