Opinión

Año nuevo, costumbres viejas (Nacho Garay)

La realidad es que el comienzo del recién llegado 2016 no ha traído muchas novedades a nuestra ciudad. La iluminación navideña amenaza con perpetuarse en nuestras calles, las rebajas conciertan mayor expectación y curiosidad que efectos a la hora de hacer caja en los distintos comercios, y la oposición empieza sus reuniones conspirativas que en estas fechas acaban casi siempre en salvas de fogueo para calibrar la capacidad de resistencia del equipo de Gobierno.

En este medio les hemos llevado a lo largo de tres semanas las opiniones de los distintos líderes de los grupos políticos con representación municipal, en este número cierra la alcaldesa las intervenciones y aunque se han podido constatar las enormes diferencias existentes entre oposición y equipo de Gobierno, lógicas por otra parte, tampoco ninguno de los portavoces ha cogido el toro por los cuernos y ha puesto sobre la mesa las bases de un acuerdo general que pueda llevar la Ciudad del Tajo adelante.

Los detalles demográficos que ofrece Javier Flores en estás páginas, reflejan que no sólo no crecemos en la comarca sino que en muchos casos retrocedemos en población, algo que debería llamar la atención de nuestros políticos.

Mientras nuestros políticos parecen ver el futuro de nuestra ciudad, parece que los que se ven obligados a abandonarla lo tienen meridianamente claro, lo ven tan negro que la decisión final es emigrar, muchos de ellos para no volver. Algo deberían hacer, probablemente conspirar menos y hablar más sobre nuestros problemas, que son los suyos también, o lo serán muy pronto.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

dos × 4 =