Opinión

Habrá que esperar (Nacho Garay)

Aunque las elecciones generales más apasionantes de la reciente historia se celebren este domingo, que ustedes lo reflexionen bien y lo voten mejor, parece que los resultados que dan las encuestas presentan un panorama ciertamente insólito en nuestra vida política y que no parece de fácil solución.

La campaña electoral, que sí ha animado al personal a la participación, no ha esclarecido mucho las posibilidades de los distintos partidos de llegar al poder y por tanto España se enfrentará por primera vez a un gobierno que tendrá que contar al menos con dos partidos coaligados.
Todo lo demás, gobiernos en minoría, acuerdos puntuales y otros parches democráticos, no parece que pueda mantener una estabilidad política que ahora se necesita más que nunca.

En todo caso, la decisión sigue estando en nuestras manos, para temor de una clase política que se encuentra un poco asustada ante el nuevo panorama que se puede presentar en un futuro próximo.
En este sentido, la duda no se resolverá este 20 de diciembre. Es impensable que alguien pueda obtener la mayoría absoluta en estos comicios y a partir del día 21 tendremos que valorar que hace cada grupo con nuestros votos,: me temo que con gran desencanto de algunos votantes de buena fe.

Por tanto, esté sábado nos toca reflexionar, el domingo ejercitar nuestro derecho al sufragio y a partir de ese momento quedarnos en las manos de los contubernios que puedan ir realizando los distintos partidos, que van a ser muchos y que decidirán el futuro de un país que se juega mucho en una de las citas electorales más apasionantes de nuestra historia reciente.

Que ustedes lo voten bien, pero la solución va para largo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

20 − dos =