Opinión

Francisco Giner de los Ríos (Editorial)

Como dice el refrán, nunca es tarde si la dicha es buena y parece que la figura de Francisco Giner de los Ríos tendrá al cumplirse 100 años de su fallecimiento los homenajes que su ciudad natal le debe desde tiempo inmemorial.

El aluvión también parece excesivo, en apenas unos días se han inaugurado un sinfín de exposiciones y se han realizado multitud de actos para rendir el merecido homenaje que nuestro insigne paisano merece.

Echando la vista atrás hay que decir que sólo unos pocos, encarnados sobre todo en el Colectivo Cultural que lleva su nombre, han paseado con orgullo la gran obra de Giner, mientras la mayoría se limitaban a mostrar su silencio cuando se les cuestionaba sobre el hombre vital para la puesta en marcha de la Institución Libre de Enseñanza, una, pero no la única de las grandes realidades que nos dejaba Francisco Giner cuando fallecía hace 100 años.

Como decía Antonio Garrido, uno de los grandes conocedores y estudiosos del ilustre rondeño, ‘no se puede desandar lo andado’ y todos los responsables tendrán que aceptar que para reconocer como se merecía a Giner de los Ríos, nuestros responsables públicos anduvieron poco camino.

La mejor intentona, esa Universidad Popular que llevaba su nombre, tristemente desaparecida y ahora, por iniciativas particulares, un nombramiento de Hijo Predilecto de la Ciudad que llega con más de 100 años de retraso.


Un comentario en “Francisco Giner de los Ríos (Editorial)

  1. Errequerre

    Si, después de 100 años, ya era hora que Giner de los Ríos al menos le sean reconocidos sus méritos por sus paisanos. Parece ser que unos ciudadanos van a iniciar el proceso para que sea nombrado Hijo Predilecto de Ronda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

diecinueve − catorce =