Entrevistas

Isabel Barriga: «Creo que la lista más votada debe tener apoyos para gobernar»

Isabel Barriga, candidata del Partido Andalucista, se muestra confiada en obtener el respaldo suficiente para ser alcaldesa de Ronda, aunque no descarta ningún pacto en caso de que el resultado electoral exija un acuerdo para formar gobierno

Se acaba una legislatura en la que han gobernado en pacto con el Partido Popular. ¿Cómo valora la gestión llevada a cabo en este tiempo?
Han sido cuatro años positivos para la ciudad, y creemos que los rondeños lo han visto. Creímos que lo importante era dar estabilidad y sanear las cuentas municipales y lo hemos hecho. Y con los pocos medios que hemos tenido, rebuscando y a base de creatividad, hemos hecho proyectos importantes. Por supuesto quedan muchas cosas que hacer, pero estamos en el camino, y la gente vuelve a tener la seguridad de que las cosas pueden volver a funcionar muy bien.

¿Cuáles cree que han sido los logros de estos cuatro años?
Han sido muchos, pero es difícil resumirlos a bote pronto. Si algo hemos hecho ha sido acercarnos a lo ciudadanos. Han tenido las puertas abiertas, no es cierto eso que dice el PSOE de que en el Ayuntamiento no hay nadie. Nosotros atendemos a la gente, no como antes, que había colas de gente esperando. Hemos invertido mucho tiempo en atender pequeños problemas, porque eso es lo que los rondeños quieren, que se resuelvan sus asuntos particulares. Pero también hemos hecho innovaciones importantes para que salga adelante el Eroski, un geriátrico, para que el matadero pueda tener una empresa de ámbito comarcal… En Obras y Urbanismo y en Contratación hemos alcanzado grandes logros. Luego, en Parques y Jardines, hemos estabilizado el mantenimiento de las zonas verdes, en Medio Ambiente hemos dado un vuelco total, consiguiendo una gran participación de la gente; en Cultura, María José Zarzavilla ha conectado con todas las manifestaciones culturales y hay muchísimas actividades; en Turismo ya hemos dado las cifras y son muy positivas. La empresa estaba en quiebra y hemos conseguido resultados positivos y multiplicado las visitas, además de contar con hitos importantes como Ronda Romántica o la presentación mundial de Gran Turismo 6. Hemos abierto muchas puertas. También hemos llevado a cabo un plan de proveedores, que es algo fundamental. Así que hemos hecho muchas cosas y muy buenas. También otras no tan buenas, pero porque la ley nos las ha requerido. Y sobre todo el Ayuntamiento ha vuelto a un marco legal y el ciudadano sabe que las cosas que puede pedir están ahí y que vamos a trabajar por ello.

Sin embargo hay un gran punto negro, que es el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que era un compromiso tanto de ustedes como del PP, y al final no ha salido.
Es cierto, pero no es nuestra culpa. Nosotros tenemos que asimilar lo que hemos dejado de hacer, pero en estos dos años el área de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía ha tenido paralizado su informe previo, y con ello se ha paralizado todo el PGOU. Pero nosotros hemos agilizado lo que estaba en nuestra mano.

¿Cree que esa paralización es intencionada?
Pues claro. Desde la Junta tendrían que haber sido mucho más ágiles. Y luego hemos tenido la mala suerte de que han declarado el contrato de los trabajos como anulable. Es algo que asumimos, aunque no fue en esta legislatura, pero es que los técnicos tampoco vieron esa falta de forma legal. Así que hemos hecho lo que hemos podido, hemos avanzado, hemos hecho una aprobación inicial, y ahí estamos, esperando.

¿Es responsable el PP de la paralización por su enfrentamiento con la Junta?
Yo siempre critico los enfrentamientos, sea de quien sea. Pero yo con el delegado territorial de Medio Ambiente me he enfrentado públicamente y nunca me he podido sentar con él, siempre se lo he requerido. Quizá no debería haber sido tan agresiva, pero es que a veces no queda más remedio. A este equipo de gobierno creo que le han faltado relaciones institucionales, y a nosotros el enfrentamiento entre PP y PSOE siempre nos viene mal, igual que a cualquier otra ciudad. Lo mismo pasa con los pueblos gobernados por el PSOE y la Diputación, que es del PP. Así que eso se tiene que acabar, y eso es lo que los ciudadanos demandan con la creación de los nuevos partidos.

¿Le gustan entonces esos nuevos partidos?
A mí no es que me gusten, yo no les voy a votar (se ríe). En esos partidos hay gente a la que valoro y admiro y otros que no deberían estar ni a dos kilómetros de la política. Pero en general hay mucha oferta repetida, con partidos de un corte muy parecido, y mucha cara de cartel, personas que solo pueden estar en un partido si ocupan un lugar importante. Quizá de todos esos partidos podría haber salido solo uno.

Uno de los candidatos, Sergio Flores, fue candidato del PA. ¿Qué siente a verlo liderando otra fuerza?
Yo creo que está equivocado, no lo entiendo. Una persona que es andalucista, es andalucista, porque eso es un sentimiento. A mí me cuesta creerlo y oír las declaraciones que ha hecho, pero cada uno con su vida puede hacer lo que quiera. Creo que no supo entender cómo se trabaja en un ayuntamiento, porque el que no está dentro no sabe todos los pasos que hay que seguir, que la burocracia es muy dura, y sigue siendo muy idealista. Quizá haya pretendido sacar la cabeza e intentarlo desde otro lugar, pero bueno, yo siempre respeto a los que han sido mis compañeros.

Parece que el resultado que se dará en las elecciones va a obligar a dialogar mucho. ¿Estamos en condiciones de afrontar una legislatura así?
Eso es muy complicado. Yo, siendo una demócrata convencida, siempre aplaudo que haya formaciones nuevas, pero es difícil hacer un tripartito, por ejemplo. Se lo digo porque lo he vivido, y es una locura. Son tres proyectos diferentes, y a la hora de hacer un presupuesto todos quieren la mayor parte de sus recursos para sus delegaciones, porque creen que son las más importantes, como es normal. Pero bueno, si esas son las circunstancias, habrá que sentarse y hablar.

¿Repetiría pacto con el PP?
Yo no me cierro a ningún pacto, aunque no sé lo que hará mi partido ni lo que haría yo dado el caso. Estoy preparada para ser alcaldesa y creo que debo serlo, pero si mi partido cree que hay que hacer un proyecto en el que yo no tengo el papel que creo que tengo que tener, pues quizá sea yo la que me retire. La política es así. Yo voy a luchar porque ese proyecto que yo quiero encabezar sea el que mi partido apoye. Con eso no digo que me vaya si no soy la alcaldesa. Pero un partido serio tiene que enfrentarse a un proyecto, y ya hemos aprendido. Hasta ahora nunca había gobernado como número uno, y ahora sé como hay que hacer un pacto, cuáles son las responsabilidades y competencias de cada uno… Entonces, si hay que irse a la oposición, se va. Eso lo tienen metido en la cabeza todos los miembros de mi candidatura: si no vamos a poder hacer un proyecto andalucista con unos mínimos, no entraremos a gobernar.

¿Entonces no entraría en un pacto como el actual, que se decidió a nivel provincial?
Fue un pacto muy triste, nos ha costado a todos. Una de las personas que salió beneficiada con su proyecto para una alcaldía se pasó al PP antes de pasar la legislatura. Para mí, eso es un tránsfuga. A lo mejor para Ronda se podría haber conseguido dos años de alcaldía, pero fuimos generosos y quisimos que todo fuera bien. Eso me lo preguntan mucho, que por qué no pedimos esos dos años, pero creo que eso era lo adecuado para poder conseguir una estabilidad. Si no, los inversores no saben qué va a pasar.

Cuando habla de irse, ¿se refiere a un hipotético pacto a nivel local, o a nivel nacional?
A nivel nacional también. Yo cuando no estoy de acuerdo con algo, me voy. No tengo problema.

¿Cree que se puede estar negociando algo?
No, pero si a mí mi partido me exige firmar un pacto con el que yo no estoy de acuerdo, la que debería irse soy yo. Si mi partido y mis compañeros están de acuerdos, me voy y punto. Pero yo estoy convencida de que el PA va a escuchar lo que dice Ronda.

¿Estaría dispuesta de dejar gobernar a la lista más votada, sea quien sea?
No. Yo creo que la lista más votada debe tener un apoyo para poder gobernar. Si se deja una lista, aunque sea la más votada, pero está en minoría, no se sacan proyectos adelante. Lo que sí debe haber es un consenso, un proyecto en común, y que los distintos partidos se sienten a negociar aunque estén en la oposición. Pero no a negociar sillones, sino propuestas. En ese caso, sí.

Muchas veces se dice eso de irse a la oposición, pero luego pocas veces se cumple.
Es verdad, pero yo sí lo he hecho. Yo me he ido no a la oposición, sino a mi casa. Porque cuando las cosas no van bien y uno no está bien, o no puede hacer nada, lo mejor es irse.

El señor Marín Lara, en la entrevista que publicamos la pasada semana, aseguraba que usted estaba al día de todo en cuanto a su marcha al PSOE y que estaba de acuerdo.
Conocía la situación, pero no estaba de acuerdo, igual que la secretaria general de mi partido. En Ronda había una crisis importante, y cuando llegó el momento, cuando reunió a los concejales y nos dijo que nos íbamos a PSOE, yo dije que no me iba. Ahora él puede decir lo que quiera, pero fue así. El que quiso irse se fue, y el que no, no se fue.

En esta campaña están hablando ustedes de hacer Ronda entre todos. ¿Cómo se traduce eso en la práctica?
Es que es complicado. Mire, ahora todos hablan de participación y transparencia, y nosotros nos hemos sentado a estudiar cómo se puede llevar eso a cabo. Lo que creemos es que después de marcar nosotros nuestras líneas de trabajo y nuestro programa electoral, necesitamos que los rondeños digan que eso es lo que quieren que se haga. Es muy triste hacer un proyecto para que luego a los vecinos no les guste o no les sea útil. Para ello hemos establecido un modelo de gestión nuevo, en el que en el primer mes o mes y medio, celebraríamos reuniones de trabajo por sectores, y que asistan no solo los profesionales y colectivos, sino cualquier persona que pueda aportar algo. Y con nuestras propuestas y las suyas, llegaremos a un consenso y publicaremos un borrador. Luego también elaboraremos un plan de acción anual en el que explicaremos cómo se van desarrollando esas acciones. Por ejemplo, en uno de los principales problemas que tenemos, el de las carreteras, mucha gente cree que el Ayuntamiento no está haciendo nada al respecto. Entonces, con este procedimiento, la gente sabría que hemos ido a la Consejería para pedir una partida y que el consejero nos ha dicho que no hay dinero. Toda Ronda sabría que la Junta, Diputación o el Estado, según el caso, nos ignora. Sabrá cómo se está trabajando, y seguro que la población se movilizará, porque para eso tiene que estar informada. Esa es la forma de trabajar y que todos puedan participar.

¿Cree que eso es operativo?
Sí, estoy segura.

Pero cualquier proyecto se alargaría todavía más así.
Sí, pero así también los ciudadanos se enterarían cómo funciona un ayuntamiento, dónde se produce un obstáculo y cómo trabajan las demás administraciones. Y todo eso es muy importante, porque incluso hay políticos que se presentan a unas elecciones sin saber cuáles son las competencias del Ayuntamiento y las de la Junta. Es verdad que supone más trabajo, pero el ciudadano puede ver cómo se gestionan sus intereses. Lógicamente no se va a hacer eso con cualquier losa que se cambie en una calle, pero sí con las cosas más importantes. Otra cosa es que el ciudadano podrá interactuar con los concejales y preguntarles por qué se ha hecho tal cosa o por qué no se ha hecho otra.

¿Se haría eso con el PGOU, por ejemplo? Porque por ahora pocas oportunidades se les ha dado a los ciudadanos para participar.
Efectivamente, participarían en el proceso. Nos tendríamos que abrir al debate, siempre siguiendo unos criterios técnicos, por supuesto. El político no es tonto, y si asisten 50 personas y 48 están de acuerdo con una propuesta, lógicamente será eso lo que se haga, porque al final trabajamos para ellos.

¿No puede convertirse al final en una dictadura de quienes asistan siempre a las reuniones, en detrimento de quien no pueda por estar trabajando, por ejemplo?
No, porque también se podrá participar por las redes sociales. Hay mucha gente que no tienen tiempo, pero que tienen ideas que aportar. Es un medio que tenemos que usar cada vez más. Yo por ejemplo me entero de muchas cosas por ahí y me hacen sugerencias y críticas muy importantes.

Al margen de proyectos puntuales, ¿cuál es su proyecto a largo plazo para Ronda?
Ronda tiene que ser una ciudad de talento e innovación. No vamos a decir que vamos a tener una universidad, porque con los recortes que hay hoy en día, ninguna va a traer aquí grandes centros. Pero sí podemos trabajar en el campo de la formación y establecer una conexión con las cinco universidades que nos rodean y con la Universidad Internacional de Andalucía. Vamos a exportar talento y promocionar y comercializar al exterior los productos de aquí. Si trabajamos en esa línea seguro que vamos a conseguir más que si seguimos insistiendo en traer nuevas carreteras o en hacer un polígono industrial. Por ejemplo, aquí tenemos aceite de oliva, vinos y muy pronto también una cerveza. ¿No sería importante empezar a trabajar en el tema del diseño? ¿No hay licenciados y profesionales que pueden trabajar para estas empresas? ¿Y esas empresas no necesitan que el Ayuntamiento les ayude a exportar, y así conseguir riquezas para la ciudad?

¿Entonces cree que hay que mejorar las comunicaciones por otros medios, y no por carretera o ferrocarril?
Eso también, por supuesto. Pero hay que ver qué es lo más rentable. Pongamos el ejemplo del geriátrico. ¿No es un lugar perfecto para eso, con el entorno que tenemos? ¿No puede ser también un destino para personas que trabajan online, y que buscan una ciudad tranquila y de tamaño medio para vivir? Hay que trabajar en lo que tenemos, y de ahí saldrán nuevas líneas de desarrollo.

¿Hay suficiente espíritu emprendedor en Ronda?
Lo tenemos que tener, y para eso tenemos que formarnos. Yo veo que no hay suficiente apoyo institucional para los emprendedores. Hay que crear un centro en el que estén asistidos y en el que trabajemos todos juntos. Quizá algún día lleguemos a ser una de las fundaciones más importantes de Andalucía, y sirvamos y asesoremos a otras ciudades medianas como Ronda.

En cuanto a turismo, seguimos dependiendo en exceso de los grupos, que al final no generan ingresos en los hoteles ni en los restaurantes. ¿Cuáles son sus propuestas?
Lo que todo el mundo quiere es que se duerma aquí, y para eso hemos creado el proyecto de Ronda Infinita. Los turistas tienen que venir aquí y luego visitar la comarca, porque si van a la Costa del Sol, se quedan a dormir allí. Eso es lo que hay que trabajar; Ronda como cabecera de comarca y como lugar para pernoctar, y hacer circuitos por los municipios de alrededor. También hay que buscar mercados estratégicos como el chino, para lo que estamos formando a nuestros empresarios y nos estamos promocionando en China. Tenemos que crear nuevas infraestructuras, como un mirador de cristal en el Tajo o la pasarela del Tajo, que está en trámite, y buscar un espacio museístico nuevo.

La última pregunta es para que diga a los rondeños lo que quiera.
Me gustaría pedirles el voto, porque es el momento de cambiar el rumbo de la ciudad. Hemos trabajado para estabilizar la situación y ahora toca emprender, ser creativo y pelear por nuestra ciudad. Y creo que tanto yo como mi equipo estamos preparados para ello.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

dieciseis + 20 =