Ronda

Las propuestas para el trazado de altas prestaciones de Bobadilla-Ronda no convencen al Ayuntamiento

El estudio informativo ya se encuentra expuesto al público.

Línea del tren entre Algeciras y Bobadilla durante su paso por Ronda.

 

Los ayuntamientos afectados por la posible remodelación del trazado de la línea férrea entre Bodadilla y Ronda ya tienen expuesto al público el estudio informativo sobre las distintas opciones barajadas. Son cinco subtramos los que se han establecido por parte de los técnicos del Ministerio de Fomento, que a su vez cuentan con hasta seis alternativas posibles para convertir este trayecto en una línea de altas prestaciones. Este hecho supone que debe compaginar el transporte de mercancías y viajeros.

A lo largo de los 64 kilómetros que tendría el recorrido, el tramo más complicado se ubica entre los términos municipales de Campillos y Teba. En ese punto son diversas las posibilidades que se han planteado por parte de los redactores del estudio.

Mientras tanto, en el Ayuntamiento de Ronda miran con cierto escepticismo las diferentes opciones que se han planteado porque ninguna de ellas termina de convencer plenamente.

La primera de las alternativas discurriría por un trazado muy parecido al actual, con ligeras modificaciones que no conllevaran un incremento de la velocidad de los trenes, que seguirían teniendo una punta de 220 kilómetros a la hora. Eso sí, llegarían a la actual estación, situada dentro del casco urbano, pero sin contemplar el soterramiento de las vías que en la actualidad dividen a la ciudad en dos mitades. Ello provoca que existan ahora dos pasos a nivel dentro de la ciudad del Tajo.

Por su parte, la segunda alternativa plantea la construcción de un trazado prácticamente nuevo, que llega a salir de la provincia de Málaga para pasar por los términos municipales de Alcalá del Valle y Setenil, y tiene su punto final en la pedanía rondeña de La Indiana. Ese hecho supondría que la estación del ferrocarril se ubicaría fuera del casco urbano rondeño, un aspecto que no agrada a los responsables municipales.

No obstante, este problema quedaría compensado con la mayor velocidad que podrían alcanzar los trenes que circulasen por ese hipotético trazado, que podrían llegar a los 350 kilómetros por hora. Esto supondría una notable reducción del tiempo de viaje entre la ciudad del Tajo, las capitales andaluzas conectadas por alta velocidad y con el resto del país.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

siete − 5 =