Opinión

¡Al Tripartito lo va a votar Sanani!

Los tres líderes de las formaciones que conforman el Gobierno Tripartito.

En uno de nuestros anteriores trabajos, hablábamos de dos personajes que vivieron en Ronda  a mediados del siglo XVIII. Uno era Juan ¿se acuerdan?, Juan el arriero. Y también hablábamos de Antonia, Antonia la Recovera. Oficios hoy desaparecidos, tanto en términos profesionales como lingüísticos.

“Juan, después de un duro día de trabajo en el monte, tenía que dar la vuelta por la Puente Nueva (hoy puente viejo) para ir a vender su carbón a la otra parte de Ronda”. Mientras, Antonia tenía que hacer el recorrido en sentido contrario para poder vender sus huevos y sus gallinas, “a pesar de la artrosis que le atormentaba”.

Hoy, en este trabajillo que nos ocupa, pretendemos establecer un paralelismo entre las sencillas vidas  de personas de aquella época y otras, no menos sencillas, de nuestros días. A pesar, o precisamente por eso, de haber transcurrido casi tres siglos entre ambos avatares.

Hay un hilo, aunque este sea invisible, que une nuestros destinos a través del tiempo y la Historia, ellos tenían un Tajo sin el actual Puente Nuevo, a nosotros nos quieren hurtar ese puente sobre el Tajo, que ellos añoraban y nosotros necesitamos.

En la primera mitad del siglo XXI, el siglo de la robotización, los desafíos a las leyes de la gravedad (la Burk Khalifa de Dubai, con sus 828 metros de altura es un  ejemplo de lo que decimos), el siglo de las conquistas espacial, el siglo de… quieto, quieto, no volemos tan alto, quizás sin opción de retorno, bajemos de la SpaceX de Elon Musk y situémonos en el problema y el lugar que nos preocupa.

2018. ciudad de Ronda. Barrio de San Francisco, calle Kavila…en cualquiera de sus humildes casas vive Miguel Ángel.

Miguel Ángel es albañil, está divorciado y trabaja en la costa, ¿dónde si no?. Sale de su casa a las seis de la mañana y vuelve a las siete de la tarde, cansado y lleno de dudas. Ocho horas poniendo piedras y alicatando cuartos de baños de suntuosas villas para potentados de todas partes del mundo, otra horita para comer a pié de tajo, y dos horas más de sinuosa carretera. 218 curvas (el que no se lo crea, que las cuente) en 48 kilómetros, además de ser la carretera con más radares de la provincia de Málaga. A Miguel Ángel no le queda otra opción, en Ronda no hay trabajo a pesar que el “turismo” colapsa sus calles y su puente. Ronda no tiene autovías, y las carreteras que comunican Ronda con el resto de Andalucía y España, más parecen contemporáneas de D. Fernando de los Ríos que del siglo de los vuelos espaciales.

Por si este trabajador (hasta las últimas elecciones votante de los partidos de izquierda) no tuviese suficiente, con las piedras, los radares y las curvas, ahora alguien, caprichosamente, se ha propuesto hacerle la vida un poco más difícil.

Hasta hace poco, Miguel Ángel llegaba a su casa, se duchaba, y se iba a ver a sus niños, razón y alma de su existencia, que viven con su “ex” en la calle Molino. “Total dos kilómetros en los que no se tarda más de cinco minutos” Pero desde que los que mandan en el Ayuntamiento se han encaprichado en  cortar el puente, la vida de Miguel se ha complicado.

Ahora, si quiere ver a sus niños, y claro que quiere verlos, ¿Quién no quiere ver a sus hijos cada día? Tiene que volver en dirección a San Pedro, hasta la rotonda del hospital, tomar la circunvalación, con la esperanza de no encontrar un control de la  Guardia Civil en la misma, que le hurte unos cuantos minutos del poco tiempo que tiene. ¿Dónde se ha visto que los vecinos de una pequeña ciudad para ir de una parte a otra de la misma estén expuestos a las incidencias de una vía interurbana y perder su tiempo ante controles y atascos?

Miguel Ángel y sus pensamientos,  ya están en la circunvalación, de ésta al polígono, después la calle Sevilla y, por fin, calle Molino. Allí están sus hijos con los que podrá disfrutar un rato.

El tiempo de disfrute será menor que antes, debido a esta estúpida vuelta de diez kilómetros con el consiguiente desgaste, económico y emocional.

Menos mal que la vuelta al Barrio la puede hacer por el camino de toda la vida, ya que en el puente a esta hora no hay chinos y está abierto para los rondeños.

Estos son los Reyes que le ha traído el Ayuntamiento a Miguel Angel y sus niños en el 2018.

Los Reyes este año han sido generosos con Ronda y su gente, Por ejemplo, con Josefa se han portado de maravilla.

A Josefa, de aquellos hermosos ojos negros y morena piel serrana, a sus ochenta y tantos años solo le quedan: una miserable paga de 600€, una serena belleza, arrugas y muchos dolores, dolores que trata de combatir yendo siempre acompañada de su “pastillero” en el que guarda, sabrá Dios cuantas clases de pastillas. “Menos mal que la Caty se las coloca siempre perfectamente en la cajita para que ella no se equivoque”.

Es verdad que la Caty o el otro muchacho que trabaja en la farmacia le organizan las pastillas, pero recetarlas las tiene que recetar el médico, y para eso hay que ir al ambulatorio. Hasta que cortaron el puente Josefa se ponía en el pilar y el primero que pasaba la llevaba al ambulatorio. Desde que lo cortaron, a la hora que ella tiene que ir al ambulatorio, “no sube ni un alma pa arriba”, así que la única opción que le queda es coger la lanzadera esa de mierda, que además de costarle 50 céntimos, la deja en la Plaza del Parador.

¿A ver cómo llega ella ahora hasta el ambulatorio? “¡Ay Dios mío, a la tía esa que ha mandado el corte del puente le tenía que entrar cualquier cosa!”, piensa Josefa cuando se encuentra ante tal situación.

Pero, ¿Cuáles son los Reyes de Auxi,  otra de las protagonistas de esta macabra historia?

Pues miren, Auxi vive en la calle Lauría, cerca de la plaza del Ahorro, tiene dos hijos, su marido está en paro y ella trabaja de camarera por la zona de La Tía Gaspara, en un establecimiento cuyos ingresos se están resintiendo gravemente, por la falta de clientes, como consecuencia de la regulación del tráfico en la calle Armiñan y Puente Nuevo, lo que hace que Auxi albergue grandes temores por la posibilidad de perder su puesto de trabajo.

Menos mal que su jefa le ha dicho “que no se preocupe, que si no se saca más se sacará menos, que los males que ocasionan los políticos ya encontraremos la manera de solucionarlos” Aunque todos sabemos cúal es la solución; la solución es, la que todos conocemos y deseamos. ¡Que abran el puente!

Auxi empieza a trabajar a  la una del mediodía, lo que quiere decir que la “estudiada y tan necesaria regulación del tráfico en el puente”, según palabras de nuestra ilustre concejala, Doña Francisca González Galván, a Auxi la a “partido por la mitad”.

Antes, ella salía de su casa 10 o 15 minutos antes del comienzo de su trabajo. Ahora necesita salir media hora antes, y a pesar de esto “va con la soga al cuello” ya que nunca sabe lo que se va a encontrar en la circunvalación… Un accidente…, una caravana…, un control de la Guardia Civil…, cualquiera sabe.

Cada vez que va a salir para el trabajo se acuerda de “todos los santos del cielo” y de todos los familiares de los que han mandado cortar el puente.

Ni Auxi  ni Miguel Ángel, y mucho menos Josefa,  entienden nada de política, pero se dan cuenta que desde que en Ronda manda este TRIPARTITO de los…, Ronda lo único que tiene son problemas.

“Y para colmo -piensa Auxi- la historia del puente. Que el puente se va a hundir dice la Paqui esa de Arriate. ¡Mentira! El otro día estuvo comiendo en el restaurante dónde ella trabaja un arquitecto muy conocido de Ronda y le dijo que todo eso era una pura patraña inventada por esa mujer que no tiene la más remota idea de lo que dice”.

Miguel Angel y Auxi no entienden de política, pero lo que si tienen claro, igual que lo tiene Josefa y todos los vecinos del Barrio, La Planilla, el Arenal y todos los afectados por este maldito corte, es que a estos políticos del TRIPARTITO, en las próximas elecciones los va a votar SANANI, que como todo el mundo sabe era primo de Rita la Cantaora

Paco Vidal

Ronda, 2 de abril de 2018


4 comentarios en “¡Al Tripartito lo va a votar Sanani!

  1. Juan Ant guerrero

    Muy bueno, para presentarlo a los Goya, e insistiendo en la mentira del tripartito, que nos quieren hacer creer a los rondeños que nuestro querido puente está enfermo, cuando goza de una salud inmejorable, felicidades Paco, y muchas gracias.

  2. Rufino Javier Sánchez de Fez

    Bueno habrá que hacer un puente Nuevo, partido nuevo no que hay más que en el Congreso , por que a quien ponemos a un@ choriz@ o a un@ cochin@ yo opino que a un juez@ y los meta a tod@s en la cárcel que había en el puente pero bien apretadit@s ….. asi no necesitan calefacción y agua sucia como hay un boquete pues. Ya YO paso y recojo gratis la caca vayamos a contaminarnos….

  3. Manolo

    Que mala es la Guardia Civil, que multa, tiene a la gente perdiendo tiempo……….. creo que es mejor perder minutos, a perder las joyas, el televisor, el poco dinero que tienes, etc…..
    Y Viva la Guardia Civil, que os cuida la Planilla y el Arenal…………..

    • Paco Vidal

      Manolo, usted ha malinterpretado la referencia que hago en mi artículo sobre la Guardia Civil, o yo no he sabido expresar correctamente lo que quería decir. La Guardia Civil u otro cuerpo cualquiera de la seguridad del estado, está cumpliendo con su obligación cuando establece un control en cualquier punto de nuestras carreteras o impone una sanción. ¿De no ser así quien controlaría a los delincuentes o infractores de la Ley?
      Lo que está claro es que, aunque estos cuerpos estén cumpliendo con su deber, al vecino que le obligan a circular por una vía interurbana, estos eventuales controles les puede ocasionar trastornos y perdidas de tiempo, que de desplazarse por la ciudad no los padecería.
      Espero que con este comentario quede aclarado el verdadero sentido de lo expresado en mi artículo.
      Cordiales saludos y sinceras disculpas. Paco Vidal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

diecisiete + ocho =