Opinión

El Parlamento andaluz, Merinos Norte y el altruismo en Ronda

La noticia ha pasado bastante desapercibida pero es importante.

Según la agencia Europa Press el Parlamento andaluz ha rechazado, con los votos de PSOE y PP, una proposición no de Ley de IULV-CA en la que se pedía que la Cámara expresara su oposición al proyecto urbanístico de los Merinos Norte en Ronda (Málaga), por suponer un “atentado” al medio ambiente y a los recursos hídricos de la zona y “un modelo de desarrollo urbanístico especulativo que se contradice frontalmente” con la política de Ordenación del Territorio de Andalucía.

En la iniciativa, IULV-CA también pedía que el Parlamento mostrará su respaldo al Consejo de Gobierno en las iniciativas jurídicas que ha adoptado frente a dicha urbanización tendentes a lograr la paralización del proyecto.

Asimismo, la formación de izquierdas solicitaba también que la Cámara instara a la Junta a garantizar, a través de la vigilancia del Cuerpo de Inspección de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Vivienda del Gobierno andaluz, el mantenimiento de dicha paralización hasta el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) resuelva a la alegación presentada por la Junta.

De igual modo, IULV-CA pedía que se instara al Gobierno andaluz a hacer pública su oposición al proyecto de Los Merinos, así como su compromiso con la defensa de la zona por su “importante valor ecológico y ambiental”.

En defensa de la iniciativa, el diputado de IU José Antonio Castro explicó que en el término municipal de Ronda se impulsa un complejo urbanístico, situado en la finca Los Merinos Norte, perteneciente a la Reserva de la Biosfera (Sierra de las Nieves y su entorno), que contempla edificar 797 villas de lujo, un centro comercial, dos campos de golf y tres hoteles de cinco estrellas.

Según añadió, esta pretensión inicial se aumenta con otras edificaciones, tal y como reza la publicidad del complejo. En total supone edificar unos ocho millones de metros cuadrados y la urbanización se ejecutaría sobre los acuíferos que abastecen para consumo humano a diversas poblaciones serranas, como Cuevas del Becerro, Arriate o Serrato.

Entre las carencias que el proyecto de urbanización presenta, destacó la inexistencia de autorizaciones administrativas preceptivas y de informes preceptivos de las administraciones sectoriales, así como la modificación de las previsiones contenidas en el Plan Parcial, a través de las cuales se incumplen determinaciones establecidas en la Declaración de Impacto Ambiental.

Según Castro, “a pesar de las irregularidades, informes negativos y decretos de paralización, se han cometido movimientos de tierras, tala ilegal de más de 1.300 encinas centenarias, sondeos para pozos, invasión de la servidumbre de la vía pecuaria ‘Cañada Real Granada a Málaga’ o la afección a caminos rurales públicos, negándose el acceso al público a los terrenos”.

Además, aseguró que en la actualidad y, a pesar de que se está a la espera de resolver la alegación presentada por la Junta de Andalucía ante el TSJA solicitando la suspensión de las obras, “podemos constatar cómo han afectado los trabajos en la finca e incluso como se empezó a comercializar dichos terrenos sin resolver las incógnitas de este proyecto”.

Hasta aquí la noticia tal como la ha trasmitido la agencia, pero como ha ocurrido otras veces con los políticos, la desinformación o la falta de consenso es más fuerte que la razón. Pero sin duda alguna, somos muchos los que seguiremos en el empeño de que dicha Urbanización no se haga, este pequeño contratiempo no supone en ningún caso que la razón sea de los que pretenden construir. Recuerdo otros casos cómo la primera vez que se planteó la necesidad de un hospital en la Serranía de Ronda y que fue rechazado por el Parlamento Andaluz, simplemente porque no se había consensuado entre los diferentes grupos políticos.

Mientras tanto, el día 29 de noviembre, vecinos de Cuevas del Becerro y diversos colectivos han conmemorado la huelga general que paralizó este pueblo hace dos años y supuso la difusión a nivel nacional del tema de Los Merinos Norte.

Son muchos los que critican a los que nos oponemos a estas macrourbanizaciones en la Serranía, tipo Los Merinos, y a los campos de golf, oposición que seguimos manteniendo incluso en tiempos de crisis económica, para atacar nuestras posturas uno de los argumentos que más se utilizan es la manida “creación de puestos de trabajo”, les tengo que decir que esa gente lo que quiere es ganar dinero en grandes cantidades a costa de lo que sea, ya sean recursos naturales de todos como el agua o el paisaje ya sean voluntades de las personas o las necesidades económicas.

Recordar el caso del circuito de velocidad de Ascari, vendieron el tema de los puestos de trabajo para instalarse, después intentaron justificar la construcción de un hotel para mantenerse, para, por último, montar el circo de la presencia de público en el circuito, el espectáculo de los helicópteros y coches antiguos en la Alameda, mientras en las oficinas preparaba las cartas de despido para casi la mitad de los trabajadores. Si lo que les interesa es la “creación de puestos de trabajo”, con el dinero que se han gastado en espectáculos podrían haber mantenido si no todos, si una parte importante de los que ahora echan al paro.

También es frecuente que los defensores del Medio Ambiente tengamos que sufrir la incomprensión, los comentarios crueles o malintencionados de los que están a favor de las macrourbanizaciones. Es habitual que determinadas personas que dudan de la intencionalidad altruista de los que estamos en contra de la urbanización descontrolada, intenten sembrar la duda con frases como ¿Qué pretende sacar este? ¿Qué beneficios económicos le mueven? ¿Qué espera obtener al mantener su postura?

Ante estos crueles argumentos yo les preguntaría ¿las personas que voluntariamente se entregan al servicio de los demás también buscan algo?, la generosidad ¿es un pecado? ¿toda persona tiene un precio económico? Si hicieran un esfuerzo podrían comprender que el altruismo se puede dar en personas diferentes a las Hermanitas de la Cruz y con seres diferentes a los humanos, también se puede ser generoso y altruista actuando por conservar el medio ambiente.

Han pasado ocho años desde que escribí este artículo. Me ratifico totalmente en lo dicho, en todo caso ha aumentado la percepción que tengo de ese “espíritu egoísta” que tanto abunda en Ronda y en general en España y se extiende ganando adeptos cada día, una manera de pensar que ante cualquier cosa plantea lo siguiente: “¿Qué beneficio económico puedo yo sacar de esto?”. Y que cuando los demás hacen algo plantean la siguiente pregunta: “¿Qué buscará obtener con esto?”.

Yo que he sufrido toda mi vida productiva ese planteamiento les diré que yo también hago las cosas por egoísmo, que no hago las cosas por obtener un beneficio económico ni un reconocimiento público (28 años de mi vida profesional dedicados a educar adolescentes en Ronda no han merecido ni un humilde acto de reconocimiento por parte del Ayuntamiento de esta ciudad), que lo hago simplemente para intentar mantener la actividad mental y que el Alzheimer se retrase lo máximo posible.

 


Un comentario en “El Parlamento andaluz, Merinos Norte y el altruismo en Ronda

  1. José Manuel Ortega

    Tienes toda la razón y mi admiración de siempre. En mis carnes lo sufro ahora .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*