Entrevistas

Mari Paz Fernández, alcaldesa de Ronda: «Conservo la misma ilusión y sigo trabajando como el primer día»

La alcaldesa en su despacho del Ayuntamiento de Ronda.

¿Qué balance hace de estos dos primeros años al frente del Ayuntamiento de Ronda?
Han sido dos años muy difíciles, en los que hemos tenido que afrontar muchos problemas debido a la situación económica del Ayuntamiento y a la realidad social de la ciudad. Hemos tomado algunas decisiones, algunas muy difíciles, que iban encaminadas a resolver los graves problemas provocados por el anterior equipo de gobierno. Es cierto que no han sido momentos fáciles, de trabajo intenso y de mejorar la gestión con los pocos recursos que tenemos. Pero sobre todo hemos puesto las cosas en su sitio. Hemos mejorado los servicios públicos a un menor coste, hemos reorganizado la actividad municipal y hemos avanzado en diferentes asuntos. También es cierto que la situación de desempleo de la ciudad es muy complicada, y en eso vamos a basar nuestros esfuerzos. En este tiempo hemos trabajado en dos grandes ejes: el económico y el social. El económico porque gran parte del desastre que nos encontramos al llegar había que solucionarlo y eso ha supuesto asumir muchas deudas, pedir préstamos y sanear la economía poco a poco. Y el social porque hemos hecho un esfuerzo para aumentar las partidas destinadas a ayudar las familias.

¿Cómo calificaría la actual situación económica del Ayuntamiento?
Sigue siendo mala, pero es cierto que vamos avanzando y que todas las medidas que hemos tomado están dando sus frutos en los resultados presupuestarios. Ese es el camino y vamos a seguir en él, porque es lo que los ciudadanos demandan: no gastar más de lo que se tiene. Pero también tenemos que mantener inversiones para que la ciudad se siga moviendo.

La situación también ha afectado al personal municipal, e incluso se han vivido momentos de tensión. ¿Cómo es la situación ahora?
Es verdad que han sido dos años intensos de reformas en los que hemos tenido que negociar reformas con el personal. Pero eran reformas necesarias para poder mantener el empleo público. Al equipo de gobierno se nos acusó de querer despedir al personal y no lo hemos hecho, pero sí que hemos tenido que reorganizar los recursos humanos. Hemos tenido que

“La Diputación se ha volcado con nosotros con unas inversiones que superan los 3 millones de euros”

integrar patronatos en una entidad única, lo que nos ha supuesto un gran ahorro y una mejora del servicio que se presta a los ciudadanos. Así que quiero agradecer a todos los trabajadores el esfuerzo que han tenido que hacer para que esto salga adelante. Esto es cosa de todos, y si no hubiéramos remado en la misma dirección no estaríamos a día de hoy en esta situación. Pero ha sido así, y todos tienen su empleo y sus nóminas garantizados.

¿Cree que la gente esperaba más del equipo de gobierno?
Bueno, como ya he dicho la situación es muy difícil, todo el mundo lo sabe. Y es verdad que hemos pasado dos años de ajustes, pero también es verdad que a partir de ahora vendrán las inversiones y las apuestas por reactivar la economía y generar empleo. Pero no es fácil y hemos tenido muchos problemas en el camino. Todos los proyectos importantes con los que empezamos la legislatura nos los han tumbado de un modo u otro otras administraciones, como los Merinos, el centro de visitantes, el nuevo hospital que está paralizado, los accesos a Ronda… Son cosas que no dependen del Ayuntamiento, sino del gobierno andaluz de la Junta, que desde luego no nos ha ayudado nada. Pero el equipo de gobierno está trabajando con la misma ilusión del primer día y con mucho esfuerzo.

¿Cómo está el proyecto de los Merinos en la actualidad?
Pues estamos esperando al recurso de casación que presentamos ante el Tribunal Supremo por la paralización del proyecto. Y a eso se le une que la empresa ha decidido paralizar los pagos por el aprovechamiento urbanístico que contemplan el convenio que se firmó hace años, y por tanto se nos debe. Y por su parte, la Junta no ha querido seguir adelante con nosotros. Llevan 15 años apoyándonos y precisamente en este punto han decidido dejar de hacerlo, cuando es un proyecto que traería empleo y un desarrollo importante para la ciudad.

¿Y en cuanto al Eroski?
Estamos dando los pasos necesarios. En este pleno se dio otro paso más y parece que la empresa tiene intención se seguir adelante. Así que seguimos avanzando poco a poco, no es un proyecto que esté paralizado, aunque hasta ahora es verdad que el proceso no ha sido fácil.

La recompra del antiguo campo de fútbol dividió mucho a gobierno y oposición.
Es que era la única opción después de todo el proceso que hemos vivido. Creemos que el único modo que teníamos de que Eroski saliera adelante era recuperar el patrimonio municipal y eso hicimos.

El PGOU es otro de los asuntos que se está retrasando.
El PGOU también sigue avanzando. En estos momentos el equipo redactor se encuentra contestando a las alegaciones, que han sido más de 400, y por tanto es un proceso lento. Y además estamos pendientes de los informes sectoriales de la Junta de Andalucía, sobre todo del de Medio Ambiente, que es el más complicado. De hecho yo ya le he solicitado en varias ocasiones al delegado provincial que elabore ese informe para que podamos seguir trabajando. Pero para nada el documento está paralizado, sino que está siguiendo todos los pasos que debe seguir.

Otro proyecto que parecía encauzado pero que se ha complicado es la estación de autobuses, que en un primer momento se eligió un diseño y luego se decidió elegir otro. ¿Se ha separado esta construcción de la biblioteca comarcal?
Sí, hemos separado en proyecto en dos fases. Para la biblioteca ya se está elaborando el proyecto y contamos con la subvención, y para la estación estamos esperando a llegar a un acuerdo con Adif para ver finalmente cuántos metros va a haber de separación con la línea del tren. Y en el momento en que lo sepamos saldrá a licitación, y al final de la legislatura estarán finalizadas ambas fases.

Parece que la Diputación es la única administración que aporta inversiones a Ronda a día de hoy.
La Diputación se está volcando con nosotros. Tiene prevista una inversión de tres millones de euros para la ciudad, y eso para nosotros es un apoyo fundamental. Nos está ayudando a salir adelante en muchos proyectos. Por ejemplo, ha financiado las obras de la Avenida de Málaga, las obras de San Cristóbal y la ruta del vino, y en las próximas fechas va a pagar la biblioteca, el cambio del césped del polideportivo El Fuerte y otros proyectos que anunciaremos próximamente.

Algo que sí parece totalmente cerrado es el acuerdo para la cesión de los terrenos del Cuartel de la Concepción.
Así es, está cerrado definitivamente. Fue una noticia que me agradó mucho comunicar porque ha sido una negociación difícil, durante casi dos años. Supone una zona para equipamiento público en el centro, para todos los rondeños, y lo más importante, que no nos va a costar ni un euro. Porque hay que recordar que el anterior equipo de gobierno negoció con el gobierno de Zapatero pagar casi cuatro millones de euros al Ministerio de Defensa por estos terrenos. Pero ahora pasarán a formar parte de todos los ciudadanos en cuanto se apruebe el PGOU.

En este tiempo se han producido tres dimisiones en la Corporación: las de Rafael Ruiz (IU), Manuel López (PP) y Daniel Harillo (PA). ¿Cómo las encajó?
Nos afectaron mucho en lo político pero sobre todo en lo personal. Son tres personas a las que aprecio, que han trabajado mucho por la ciudad y en las que yo me apoyaba mucho. La verdad es que fueron unos momentos difíciles. Fue una decisión personal de cada uno de

“Los proyectos importantes, como Eroski y Merinos,  nos los han paralizado desde la Junta”

ellos y yo las respeto, por supuesto, pero es cierto que los echamos de menos. Especialmente para mí, porque fue un palo muy importante. Compartimos muchas cosas. En política no solo se vive de trabajo, también de amistad y compañerismo, porque son cosas fundamentales en la vida.

En los últimos meses también se ha hablado mucho de crisis entre PP y PA. ¿Cómo vive usted todo eso?
Bueno, cuando gobiernan dos partidos diferentes hay que estar continuamente en consenso. Hemos revisado el pacto en aquello en lo que creíamos que no se había avanzado o que existían diferencias. Lo hemos hecho sin ningún problema y hemos seguido adelante, porque cuando hace dos años firmamos un pacto, firmamos también un compromiso ante los ciudadanos. Y Ronda está por encima de todo. Somos personas de palabra y cumplimos nuestros compromisos.

¿Se ha planteado alguna vez dar un golpe de autoridad ante sus socios de gobierno?
Yo creo que en estos dos años hemos superado muchas situaciones difíciles, pero esos problemas también nos han hecho tener más tranquilidad, tomar decisiones con mucha humildad y no sacar las cosas de quicio. Por eso creo que hemos avanzado mucho a nivel personal, somos más cautos y entendemos las situaciones. Y eso hace que te sientas más unido a las personas con las que trabajas. Somos un equipo de doce personas unidos en el trabajo y en superar los problemas, con las diferencias políticas que nos separan, que están claras.

¿Qué prioridades se marca para los siguientes dos años?
Tendremos que finalizar el PGOU y todas aquellas infraestructuras que sirvan para mejorar la ciudad. Espero que la biblioteca y la estación estén finalizadas y que podamos tener avanzadas otras inversiones en materia turística en las que estamos trabajando. Y también queremos mejorar nuestras comunicaciones, que aunque no depende de nosotros vamos a luchar y a patalear para que sea así. Porque no solo es importante para Ronda, sino también para la comarca, y la unidad de todos los municipios es fundamental para ello.

¿Le sorprende la solidaridad del pueblo rondeño en estos tiempos de dificultad?
La verdad es que me conmueve, porque en estos tiempos de crisis el pueblo de Ronda se está volcando con las personas más necesitadas. Se están realizando multitud de actos solidarios, públicos y no tan públicos, que te producen la satisfacción de vivir en uno de los mejores pueblos y con la mejor gente de España. Siempre repito lo mismo: nos podemos sentir orgullosos de ser rondeños.

¿Se ha arrepentido alguna vez de sentarse en el sillón de alcaldesa?
En ningún momento. Sigo teniendo la misma ilusión y sigo trabajando con el mismo esfuerzo y cariño que el primer día. Estoy muy orgullosa de representar a los rondeños y de ser su alcaldesa.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

14 − diez =