Comarca

Un estudio realizado por la Diputación alerta de que la temperatura aumentará en la Serranía 1,3 grados en 2040

“Uno de los principales culpables de este cambio climático son los gases de efecto invernadero, como el CO2 o el metano”

Para evitarlos se solicita que los ayuntamientos cedan terrenos para plantar árboles.

Un total de trece Ayuntamientos de la provincia de Málaga han cedido terrenos para su reforestación y para que por tanto, actúen como sumideros de carbono, como parte de la estrategia de la Diputación de Málaga de lucha contra el cambio climático que se enmarca en el programa Málaga Viva y con el que la institución provincial se encuentra “profundamente comprometida”.

Así lo ha expresado el presidente de la Diputación, Francisco Salado, en la presentación de este banco de terrenos municipales para la plantación de bosques que permitan la absorción de CO2, así como ha animado al resto de consistorios a que participen en esta iniciativa y pongan a disposición de este proyecto parcelas y terrenos para ser reforestados.

Salado ha explicado que un estudio encargado por la Diputación Provincial de Málaga calcula que la temperatura media de zonas como la comarca de Antequera o la Serranía de Ronda aumentaría 1’3 grados en 2040. “Uno de los principales culpables de este cambio climático son los gases de efecto invernadero, como el CO2 o el metano”.

Los árboles –los bosques- son sumideros de carbono,  sirven para procesar el dióxido de carbono y generar oxígeno. Por ello, la institución provincial ha planteado este proyecto para conseguir eliminar el CO2 de la atmósfera y ayudar a paliar en parte este cambio climático.

El requisito para los Ayuntamientos es que al menos cuenten con una hectárea y que mantengan ese uso al menos durante un mínimo de 30 años. Asimismo, ha indicado que también es un llamamiento a las empresas que quieran ser patrocinadoras para reforestar los terrenos o que pretendan contribuir a la neutralización de la huella de carbono asociada a su actividad con proyectos de absorción.

Éstas  analizarían la zona, suelos, usos y propiedad para poder llegar a un acuerdo, de forma que la Diputación actuaría como intermediaria y facilitadora entre ayuntamientos que quieren reforestar terrenos de su término municipal y las empresas.

En todos los casos, las actividades y prácticas puestas en marcha deben buscar la persistencia de la masa forestal como mínimo hasta alcanzar el  periodo de permanencia del proyecto.

Los consistorios que quieran ceder terrenos, una vez informados, pasarán a formar parte del Banco de Terrenos municipales de la provincia de Málaga que se puede consultar en www.malagaviva.org.

Primera experiencia de éste programa

De este banco de terrenos municipales ya se han alcanzado dos acuerdos con dos ayuntamientos malagueños. El primero de ellos ha sido Valle de Abdalajís, en el que el pasado fin de semana, se realizaron los trabajos de ahoyado y repoblación en tres parcelas cercanas al casco urbano en las afueras del pueblo que contaban con ejemplares dispersos de olivo y acebuche.

El presidente ha aprovechado para agradecer a los vecinos, voluntarios, jóvenes del municipio estudiantes del instituto y miembros de la empresa que se encarga de la reforestación por el trabajo realizado. Además, aún queda otra parcela donde se va a realizar otra plantación de manera inminente.

El presidente ha informado de que otro de los municipios que se repoblará de manera inminente será Ardales. Aquí está prevista la plantación de una ladera donde hay un antiguo vertedero sellado, mientras que la zona restante es un olivar sin uso. Los trabajos de ahoyado y la repoblación están previstos para los días 22 y 23 de noviembre.

Compromisos municipales

Tal y como ha indicado Salado, las plantaciones se realizan según la metodología del Ministerio de Transición Ecológica (MITECO) para los proyectos de reducción de huella de carbono y cuentan con unos requisitos mínimos, que siempre pueden ser ampliados.

Estos requisitos mínimos son realizar dos riegos de apoyo a los árboles durante los dos primeros veranos sucesivos a la plantación, respetar el periodo de permanencia de 30 años y ceder a favor del promotor las absorciones de CO2 previstas durante el período de permanencia.

Ventajas para los municipios

Entre las ventajas que tienen estos proyectos para los ayuntamientos se encuentran la mejora paisajística y la revalorización de los inmuebles cercanos;  mayor infiltración de agua y recarga de acuíferos; prevención de la desertificación y de la erosión del suelo; amortiguación de las temperaturas extremas y del viento; creación de recursos (madera, biomasa, setas, resinas y piñones, etc); aumento de la biodiversidad; coste cero para el Ayuntamiento y la posibilidad de disponer de la propiedad del «vuelo» una vez realizado el proyecto de reforestación, y tener pleno derecho de aprovechamiento económico del total del “vuelo” una vez finalizado el período de permanencia.

Sobre Málaga Viva

La Diputación de Málaga, a través de su área de Medio Ambiente, Turismo Interior y Cambio Climático, impulsa un ambicioso proyecto transversal en el que se han implicado todas sus áreas. Málaga Viva lucha contra el cambio climático en la provincia y ayuda a que los municipios se involucren en la responsabilidad local que tienen en el marco de sus competencias, así como hacer partícipe a la ciudadanía a través de acciones de educación, sensibilización y concienciación ambiental.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*