Cultura y Sociedad

De Málaga a Ronda y tiro de nuevo porque me toca

A lo largo de la historia Ronda ha fascinado y enamorado a multitud de personalidades del mundo del arte. Ernest Hemingway, Federico García Lorca o Rafael Alberti son solo algunos ejemplos de quienes quedaron prendados de esta ciudad y decidieron escribir sobre ella.

Poco sorprende que a Ronda se le haya dado el nombre de “Ciudad soñada”, pues todo en la ciudad y lo que la rodea transporta a un mundo de ensueño en el que muchos querrían perderse. No conocerás a nadie que haya estado en Ronda y no tenga una palabra bonita con la que describirla.

Pero antes de adentrarnos en la ciudad soñada, veremos cómo llegar hasta ella desde el mar; nada más ni menos que desde Málaga.

Empezaremos el viaje desde la Playa de la Malagueta y nos desplazaremos hasta el centro de la ciudad, que no nos llevará más de diez minutos andando. Una vez en pleno corazón de Málaga, son miles las opciones por las que decantarse. Si te gustan los museos y quieres aprovechar para conocer mejor la historia de la ciudad algunas sugerencias son:

  • Museo de la Semana Santa
  • Museo del Vino
  • Museo de Artes y Costumbres Populares

Para coger fuerzas antes de emprender el viaje, qué mejor que disfrutar de la gastronomía local y dejarse deleitar por un buen pescaíto frito, como los boquerones al limón, o un refrescante ajoblanco, acompañados, eso sí, de un buen vino de la zona.

El viaje de Málaga a Ronda no dura más de hora y media por carretera, lo cual se queda hasta corto si se tiene en cuenta que hay que rodear la Sierra de las Nieves. De todas formas, para que se haga más ameno, siempre se puede tirar de tecnología y ver series o películas en Netflix. La oferta es muy variada y se puede elegir en todo momento lo que uno quiere ver. Si en el viaje son más de dos los acompañantes en el asiento trasero, la cosa se complica a la hora de ponerse de acuerdo para escoger un título. Qué mejor entonces que dejar la tecnología aparcada y recurrir a los juegos de mesa. Los juegos de cartas todavía se le resisten a la era digital y si te apetece, por ejemplo, echar una partida de póker, pero no tienes una baraja a mano, siempre puedes fabricarla tú mismo. Solo te harán falta papel y boli y un poco de buena mano para dibujar; eso sí, sin hacer trampa para conseguir un river de forma rápida. Ya verás qué bien lo pasáis y qué rápido se os pasa el viaje.

Hay quien, por el contrario, prefiere disfrutar en todo momento del paisaje y ver cómo el destino final se acerca poco a poco a medida que van pasando los kilómetros. Si ese es tu caso, mejor que no le pierdas ojo a la carretera porque no te querrás perder el Puente Romano de la Molina o el río Turón a la altura de Ardales. Solamente un par de pestañeos y antes de lo que canta un gallo habrás alcanzado la ciudad soñada, Ronda, y así poder empezar a soñar de verdad.

  • CULTURA Y PATRIMONIO. No puedes dejar de visitar:
    • El Puente Nuevo constituye, junto a la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Ronda, el símbolo y el alma de la ciudad. Un puente vivo que nos habla y nos lleva a un lugar que siempre está al otro lado. Tan solo algunos puentes nos llevan más allá de su estructura y sus pilares, donde sueñan escritores y creadores, allá donde se construyen las imágenes del sueño y de la imaginación. En ese mágico lugar se encuentra el Puente Nuevo de Ronda. Este majestuoso monumento alberga además en su interior un moderno concepto de Centro de Interpretación, para dar a conocer un poco más su historia.
    • El Palacio de Mondragón conocido también como Palacio del Marqués de Villasierra, constituye un magnífico bien arquitectónico, sin duda el monumento civil más significativo de Ronda.
    • Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Ronda. Por su historia y por su arquitectura, por su carácter y belleza está reconocida como una de las más antiguas de España y una de las más monumentales que existen.
    • Los Baños Árabes (S.XIII- XIV), recinto termal de época musulmana, son los mejores conservados de la Península Ibé
  • GASTRONOMÍA
    • Platos típicos donde la carne y las aves son el elemento principal, como el rabo de toro, el conejo con setas a la serrana, la perdiz en salsa o las manitas de cerdo. Sabores de la tierra que gustan dentro y fuera de nuestras fronteras.
    • Gracias a los ibéricos de la Serranía de Ronda, abundan los embutidos como el chorizo, el salchichón, la bondiola, la caña de lomo, el jamón, la paleta o el morcó
    • Debido a la territorialidad y pureza de la leche de las cabras, esta región presenta un amplio surtido de quesos, tanto frescos y de sabores suaves como intensos y con cará

 

Los dulces artesanos, que siguen recetas centenarias, como las rosquillas de alfajor, los quesos de almendra, roscos de vino, tortas de aceite o de miel, mantecados, suspiros y yemas son algunos de los ejemplos para endulzarnos la visita. También tienen reconocida fama los dulces de las monjas de los conventos de la Merced y las Franciscanas como los gañotes, pestiños, magdalenas o roscos.

Miles de razones hay para visitar esta bella ciudad y ni una sola para dejar de hacerlo. Si todo lo que has leído sobre Ronda ha despertado tu interés, sé consciente de que verlo en persona va a ser una experiencia extraordinaria. Haz que esta ciudad soñada te entre no solamente por los ojos, sino también por el corazón. Después de visitarla y de que te haya tocado lo más profundo, creerás las palabras de Hemingway cuando decía que “[…] La ciudad entera y sus alrededores son un decorado romántico. […] Bellos paseos, buen vino, excelente comida, nada que hacer…”. Nada que hacer…y sin embargo todo por ver.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

4 × 4 =