Comarca

El Ayuntamiento de Cartajima pone en marcha la XII edición de su Escuela de Verano

Participan niños y niñas de familias residentes en el municipio y de otras que vuelven a pasar el verano en él

Algunos de los niños y niñas participantes en el programa.

El Ayuntamiento de Cartajima ha puesto en marcha un año más su escuela de verano, una iniciativa mediante la que los niños participan activamente en numerosas actividades de carácter educativo, cultural, lúdico y deportivo durante los meses de julio y agosto.

Desde sus inicios en el año 2007, la escuela de verano ha gozado de muy buena aceptación por parte de las familias del pueblo, ya que ofrece alternativas de ocio para los pequeños a través de las cuales aprenden mientras se divierten, y a su vez los padres tienen la posibilidad de disponer de tiempo para sí mismos durante las vacaciones.

Las monitoras de la XII edición de la escuela de verano de Cartajima son Beatriz Benítez, que repite por tercer año, Irene García y Alicia González, quienes ya fueron alumnas durante varias temporadas, desde la primera edición hasta que cumplieron 12 años. En este sentido, Irene y Alicia han explicado que sus experiencias personales participando en este programa les han marcado muy positivamente, por lo que pretenden que los pequeños inscritos ahora también lo pasen en grande y disfruten de un verano inolvidable.

Las monitoras han indicado que en estos momentos están asistiendo 11 niños, que han sido divididos en dos grupos diferenciados atendiendo a su edad, uno de infantil y otro de primaria. Se prevé que el número de inscritos aumente considerablemente en las próximas semanas debido a que muchas familias cartajimeñas residentes en otros lugares vuelven al municipio durante las vacaciones.

Los participantes más pequeños.
Los participantes más pequeños.

Las educadoras han explicado que las jornadas de la escuela de verano arrancan a las 10 de la mañana con una sesión de relajación o de baile, tras lo que los pequeños realizan actividades y ejercicios de refuerzo de lo aprendido en diferentes materias durante el curso lectivo. Más tarde, tras el recreo, los niños realizan actividades temáticas, como por ejemplo una sobre reciclaje y concienciación para la conservación del medioambiente o sobre emigración, que permitirá a los pequeños aprender e investigar por sí mismos, interactuando con los vecinos del pueblo, respecto a este fenómeno demográfico inherente a Cartajima tanto en décadas pasadas como en la actualidad.

Para finalizar la jornada, durante el mes de julio todos se dirigen en grupo hasta la piscina municipal para participar en la campaña de natación. En agosto ese tiempo será dedicado a realizar ensayos de la obra de teatro que los niños presentarán durante la semana cultural.

Las monitoras han explicado que este año los pequeños volverán a representar La voz de los castaños, obra interpretada el pasado verano que cosechó un éxito sin precedentes y llamó poderosamente la atención del numeroso público que asistió a la representación. Además de la puesta en escena, el vestuario y los efectos visuales y sonoros, quizá lo más destacado de La voz de los castaños sea su trama, en la que intercalando escenas en las que se hace referencia tanto a  circunstancias reales como ficticias, se hace llegar al público un argumento cargado de certera crítica constructiva respecto a la complicada situación que están atravesando los bosques de castaños del Valle del Genal debido a la irrupción en el entorno de la agresiva plaga de la avispilla y de otras enfermedades que afectan a estos árboles, como bien puede ser la comúnmente conocida como “tinta”.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

3 × 1 =