Comarca

Los niños de Cartajima ponen en escena la obra de teatro ‘La voz de los castaños’

Es habitual que en el marco de la Semana Cultural de Cartajima se lleve a cabo una obra de teatro por parte de los niños del pueblo

Un momento de la representación de esta obra de teatro.

Durante la noche del pasado viernes la Plaza de la Iglesia de Cartajima fue el escenario elegido para la representación teatral La voz de los castaños, una obra interpretada por los alumnos que han participado en la escuela de verano de la localidad, sus monitoras y que contó también con la colaboración de un grupo de vecinos del municipio.

Es habitual que en el marco de la Semana Cultural de Cartajima se lleve a cabo una obra de teatro por parte de los niños del pueblo, pero este año esta iniciativa ha cosechado un éxito sin precedentes y ha llamado poderosamente la atención del numeroso público que asistió a la representación por diferentes motivos. En primer lugar es necesario mencionar la elaborada puesta en escena del espectáculo, ya que la Plaza de la Iglesia se convirtió en un auténtico castañar gracias a la implicación de varios vecinos que durante toda la jornada se encargaron de cortar y transportar gran cantidad de ramas de castaño. Además, los efectos sonoros y visuales, el llamativo vestuario de los actores y el original texto de la obra contribuyeron a que los numerosos asistentes disfrutaran de una representación que será recordada durante mucho tiempo.

Pero quizá, y sin desmerecer nada de lo apuntado anteriormente, lo más destacado de La voz de los castaños haya sido su trama, en la que intercalando escenas que hacían referencia tanto a  circunstancias reales como ficticias, se consiguió hacer llegar al público un argumento cargado de certera crítica constructiva respecto a la complicada situación que están atravesando los bosques de castaños del Valle del Genal debido a la irrupción en el entorno de la agresiva plaga de la avispilla y de otras enfermedades que afectan a estos árboles, como bien puede ser la comúnmente conocida como “tinta”.

La conservación de las 3.900 hectáreas de bosques de castaños que hay en el Valle del Genal debe ser totalmente prioritaria por su incalculable valor medioambiental, paisajístico y también económico, ya que multitud de familias del entorno obtienen la mayor parte de sus ingresos de la castaña y la propagación de la plaga de la avispilla y de la “tinta” está empezando ya a significar una importante merma en la producción de este fruto. En este sentido, el mantenimiento de los castañares en buen estado de salud es imprescindible para el desarrollo socioeconómico de la zona, ya que este sector es un pilar fundamental en el valle, que fomenta el arraigo de los vecinos en los municipios, contribuyendo así a frenar su creciente despoblación.

Por último, dado el éxito obtenido por La voz de los castaños, las monitoras de la escuela de verano 2018 de Cartajima, Estefanía Royo y Beatriz Benítez, se están planteando la posibilidad de organizar la representación teatral en otras localidades del Valle del Genal.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

tres − tres =