Cultura y Sociedad

Ronda y el cine: Orson Welles como reclamo

La relación del director americano con la ciudad surgió a mediados del siglo XX y permanecerá para siempre

Orson Welles, protagonista de Ciudadano Kane.

La fascinación de los cineastas por Andalucía viene desde hace muchos años aunque se ha hecho especialmente relevante en la actualidad con la grabación de la popular serie ‘Juego de Tronos’ en diferentes localizaciones de Sevilla, Córdoba o Almería. Su belleza incuestionable y sus imponentes espacios naturales han hecho de la comunidad un lugar de peregrinaje para los realizadores del séptimo arte. Incluso existen localidades, como Benalmádena, que si bien no tiene experiencia como escenario de productos audiovisuales sí la tiene en la organización de grandes y multitudinarios eventos y torneos.

Ronda no es menos que todas estas localidades, de hecho durante el próximo mes será el decorado para la grabación de la versión india del popular programa Fear Factor. El rodaje de esta producción india no es el primero que llega a nuestras tierras sino que la ciudad ya ha sido el escenario de diferentes anuncios, películas como ‘Carmen la de Ronda’ e incluso videoclips, con especial mención del rodado por Madonna para su tema  ‘Take a Bow’. Pero la relación de la ciudad con el cine viene de antes, de mucho antes, cuando el director Orson Welles se enamoró de ella y de sus calles. Atraído por los toros, el director de una de las obras más importantes de la cinematografía mundial, ‘Ciudadano Kane’, llegó a España en 1932 para pasar un par de meses en el barrio sevillano de Triana. Fue en Sevilla donde entró en contacto con el mundo de la tauromaquia en primera persona, llegando a participar en alguna que otra becerrada. Años más tarde, en 1937, conocería a Ernest Hemingway -otro enamorado de Ronda– en el rodaje de la película ‘Tierra de España’, para la que Welles fue contratado como locutor. Sin embargo, ese primer contacto entre escritor y director no fue del todo agradable ya que al Premio Nobel no acababa de convencerle la narración de Welles, lo que terminó generando ciertas tensiones entre ambos. Con todo, los dos artistas acabarían fraguando una sólida amistad cuya base se encontraba en su pasión común por el mundo de los toros.

Esta pasión fue la que llevó a Orson Welles a entablar otra amistad que pasaría a la historia: la de Antonio Ordóñez. La relación entre maestro y director surgió en una plaza de toros, a donde Welles acudía sin descanso cámara en mano para inmortalizar las mejores corridas. De este afán documental saldrían algunas de las mejores imágenes que se tienen del torero, ya que durante el periodo de 1957 a 1961 Welles seguiría a Antonio Ordóñez por diferentes poblaciones con el fin de grabar sus mejores faenas. El material rodado era de tanta calidad que diferentes cadenas de televisión del mundo (la italiana RAI, la británica BBC o la estadounidense ABC) se hicieron con las imágenes  para retransmitirlas en forma de documental.

Al igual que Hemingway, quien también mantenía una estrecha amistad con el torero rondeño, Orson Welles pasó grandes veladas en la casa de Ordóñez chapurreando el español y disfrutando de una gastronomía de la que estaba prendado. Es probable que fuera en una de estas veladas cuando el director le confesase a su amigo que su deseo era permanecer en Ronda para siempre. No lo dijo Welles en sentido metafórico sino literal. Éste fue el motivo por el cual sus cenizas fueron trasladadas hasta la finca El Recreo de San Cayetano, comprada por el padre del matador en la década de los años 20 y actualmente en manos de los Rivera Ordóñez, en 1987, dos años después de que el genio del cine nos abandonase para siempre.

Las cenizas fueron depositadas en un pozo situado en el jardín de la finca en un acto con presencia de la prensa internacional. Lo curioso de esto es que el que pozo había sido regalado al torero por el Ayuntamiento de Ronda y en él reza, aún a día de hoy, la siguiente inscripción: Ronda, el maestro de maestros. Si tal reconocimiento se le concedió a Ordóñez o a Welles es todavía en la actualidad un misterio, pero lo que sí que está claro es que la pasión del director americano por nuestras tierras y nuestra cultura han servido para posicionar Ronda en el mapa internacional, lo que ha ayudado a aumentar el número de enamorados de nuestra ciudad porque al final, y parafraseando al director: Un hombre no es de donde nace, sino de donde elige morir.


2 comentarios en “Ronda y el cine: Orson Welles como reclamo

  1. adewils

    Thanks for this article which I enjoyed. My Spanish is poor so I was able to get this page translated into English by Google, but others might not find that as easy. Can I suggest you install a translation plugin which would make it easy for users to select other languages to read your site in, including English? You’d get many more readers around the world in my opinion.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

cuatro × dos =