Comarca

La aventura de subir la Cancha Almola con sus 1.049 metros de altitud y sus impresionantes tajos

Tres montañeros de Parauta ascendieron esta semana hasta su cima y pasaron toda la noche en ella

Uno de los montañeros alcanzando la cima de la Cancha Almola.

En la tarde del pasado martes, tres montañeros procedentes de la localidad de Parauta emprendieron el exigente camino de ascenso a la Cancha Almola con el objetivo de hacer cumbre antes de la llegada del ocaso e instalar su pequeño vivac para pasar la noche, campamento que ubicarían en una preciosa dolina muy cercana a la cima. Francisco Ruiz Levin, experimentado guía de montaña de Guiactivo, fue el encargado de ir marcando progresivamente el itinerario de subida.

En el camino de ascenso, en principio, los montañeros cruzaron el arroyo de Bolones, cuyo cauce se encuentra actualmente seco debido a la ausencia de precipitaciones, y caminaron por parajes cercanos al Cortijo del Cura para posteriormente empezar a acometer una subida de mayor exigencia, haciendo continuos zigzags necesarios para salvar los fuertes desniveles del terreno e incluso realizando algunos tramos de escalada básica.

La Cancha Almola, cuya cima se eleva 1.409 metros sobre el nivel del mar (msnm), es una gran mole caliza situada en la Sierra del Oreganal, en el término municipal de Cartajima y muy próxima a donde confluyen los de Parauta y Ronda. Llaman especialmente la atención sus impresionantes tajos en su cara occidental, que llegan a superar los 150 metros de altura.

La Cancha Almola es una sierra muy deforestada debido a la tala masiva que sufrió en el siglo XVIII para abastecer de madera a la Real Fábrica de Hojalata San Miguel de Júzcar. Debido a ello su vegetación se caracteriza por ser mayoritariamente rastrera, destacando la presencia de algunas variedades de orquídeas, aunque pueden observarse contados ejemplares de encinas rupícolas. En cuanto a la fauna, en el entorno habitan jabalíes, zorros, jinetas y una gran variedad de aves, entre las que destacan las rapaces, que encuentran en los altos desfiladeros el lugar ideal para establecerse.

Desde su cumbre, la Cancha Almola ofrece una posición estratégica para disfrutar de unas vistas panorámicas en 360º, y es que desde allí puede observarse el Valle del Genal, la Sierra de las Nieves, la meseta de Ronda, el macizo de Líbar, a lo lejos la Sierra Norte de Cádiz y, al lado, la Sierra de Jarastepar y los Riscos de Cartajima, un imponente torcal que en nada desmerece a su homónimo antequerano.

Los montañeros han manifestado que la noche en la cima fue fresca debido a la altitud y al viento que se levantó en la madrugada, pese a ello han reconocido que durmieron bien hasta primera hora de la mañana, momento en que emprendieron el camino de vuelta no sin antes comprobar, evidentemente, que no dejaban ningún tipo de residuo en el campamento ni en sus alrededores.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

17 − 14 =