Entrevistas

Álvaro Bautista: «Allí los bomberos son voluntarios y hacen lo que pueden»

Un equipo de bomberos del Consorcio Provincial acaba de regresar de Líbano de instruir a efectivos de los parques locales en extinción de incendios y excarcelaciones

Álvaro Bautista

¿Cómo se ha desarrollado esa misión en Líbano y qué han hecho allí?
Una experiencia muy positiva, la misión consistía en formar a tres parques de bomberos de tres poblaciones diferentes como son Marjaayoun, Khiam y El Qlaiaa con sentimientos religiosos diferentes. Después la atención la teníamos entre 8 y 10 colegios también con diversos sentimientos, hemos estado en colegios chiíes, suníes, católico en las diferentes versiones que hay y por último hemos dado formación contra incendios a la base militar Miguel de Cervantes y a tres posiciones que dependen de esta central.

¿Cómo ha sido todo el proceso desde antes de partir? Porque imagino que habrán tenido que prepararse antes de la misión
Claro, primero es la solicitud que nos llega a través del Ayuntamiento de Ronda de los miembros de La Legión de la X Bandera que están destinados en Líbano. Nos piden si podríamos colaborar con ellos en una misión con las población civil con parques de bomberos. A raíz de aquello, pedimos un informe para ver su situación, el capitán Antón que ha sido el responsable de nuestro departamento y padre de este proyecto, es el que hace determinados informes de la situación de estos parques de bomberos voluntarios y que la verdad que tenían unos medios muy escasos: un vehículo y pocas herramientas manuales. Con este informe nosotros decidimos buscar un material para que estos bomberos sean autónomos en extinción de incendios de viviendas y accidentes de tráfico. Teniendo en cuenta también que el mantenimiento de estas herramientas que llevamos allí tiene que ser muy básico, de nada vale llevarle material sofisticado que no puedan mantener. Hecha esta primera labor de papeleo, buscamos el material y preparamos la formación partiendo de las herramientas que tenemos, conseguimos llevar tres nidos, a repartir entre los tres parques, de 15.000 euros cada uno, parte de material nuevo y de segunda mano en muy buenas condiciones porque hemos pasado por varios filtros no solo del ejército español sino los nuestros propios. El sentimiento de orgullo de cada país hay que respetarlo y no puedes ofenderlos dándole nada que esté en mal estado.

El siguiente paso era viajar a Líbano…
Cuando llegamos allí nuestra satisfacciones han sido muchas por varios motivos, primero porque acertamos con el material, la formación era la adecuada y todo esto nos llegó por el interés de los bomberos libaneses. Llevamos mucho material individualizado para que pudiesen efectuar determinadas técnicas. Cuando todo se ve con estas perspectivas y ves la aceptación es el momento que piensas que la misión de paz para instruir a otros profesionales ha sido un éxito. Ya no tanto por nosotros, los bomberos de aquí, no es falsa modestia, sino por el trabajo que ha hecho la sección mandada por el capitán Antón, estábamos muy respaldados por el teniente coronel Ferrera que está destinado aquí, después por esa aceptación del Consorcio de Bomberos de Málaga que ha apostado por este proyecto, el Ayuntamiento de Ronda que ha sido nuestro nexo de unión y por la implicación de estos tres parques de bomberos.

¿Ha sido fácil el trabajo allí o ha tenido sus complicaciones?
Este trabajo nunca es fácil. Ten en cuenta que solo buscar un coche para descarcelar era una odisea, aquí te vas a un desguace y lo encuentras. Una de las veces que estábamos haciendo prácticas en una población uno de los coches, un mercedes, vino remolcado por un tractor, pero con un piloto sin motor, cuando vimos llegar aquello…después necesitábamos una casa para hacer fuego real dentro y eso tiene su complicación porque no sabes hasta última hora si la vas a tener o no, si la logística es la adecuada para meterle fuego, etc. Para ellos es una novedad porque la extinción de incendios siempre la hacían desde el exterior, pero esto es peligroso por si hay personas dentro. Le hemos llevado material para penetrar dentro, para rescatar a personas dentro y que estén protegidos. Al principio alguno salió hasta corriendo de dentro de la vivienda por el calor, otros no quisieron entrar. Cuando vieron el resultado y la diferencia de técnicas se dieron cuenta de que ha sido un gran paso en su formación, y nos agrada poder participar con la X Bandera y el IV Tercio de aquí de Ronda en esta misión.

¿Qué tipo de material es el que se ha entregado?
Primero hemos llevado protección individual para penetrar en incendios en el interior, hemos llevado material de protección individual para ir a incendios forestales, para actuar con lluvia y después el material operativo lo hemos dividido en dos. Para extinguir incendios en interior le hemos llevado botellas de aire, compresor para llenar esas botellas, mangueras y lanzas para entrar en las casas….material para atacar un incendio desde el principio hasta el final en una casa. Después accidentes de tráfico, hemos llevado tres nidos completos para que sean independientes en accidentes de tráfico hasta que se lo dan a los servicios sanitarios de allí: estabilización, cortes, tracción. También teniendo en cuenta que el mantenimiento limitado que tienen allí, hubiese sido mejor un equipo hidráulico pero allí no lo pueden mantener y por ello hemos llevado equipo eléctrico. Este tipo de cosas las hemos tenido en cuenta gracias al informe y al trabajo de la sección de colaboración con la ciudadanía de la X Bandera.

Y ustedes, ¿cómo se han sentido trabajando en una región vamos a llamarle de calma tensa?
Nosotros siempre nos hemos sentido muy cómodos, no he sentido inseguridad en ningún momento, es verdad que cuando conoces un poco al ejército español, cuando estás en manos de equipos tan especializados y preparados como La Legión española es un respaldo que tienen al igual que la ciudadanía entera, y que nosotros en Líbano hemos sentido muy cerca. A parte también el ejército libanés nos ha prestado escoltas e incluso en determinados momentos el servicio de inteligencia libanesa ha estado con nosotros. Después, aunque es verdad que estábamos en un sitio que es un polvorín, hace falta el misto. Ese misto afortunadamente no se ha producido, esperemos que no se produzca en mucho tiempo, pero la recepción que hemos tenido en cuanto a la seguridad por parte de los integrantes de esas poblaciones, tanto de los bomberos como de sus responsables políticos ha sido muy grata.

¿No tenía sensación de que venía el enemigo?
Creo que no la han tenido ni ellos ni nosotros. Ellos tampoco han tenido una sensación oculta en nosotros, han visto que íbamos de azul con unas rayas rojas en el pecho, que éramos bomberos, lo dejamos claro desde el principio que nuestra historia era salvar vidas y que me da igual la vida que sea. En ese momento estábamos en Líbano y nuestra misión era salvar vidas libanesas, de hecho hemos estado operativos en todo momento por si ocurría algo en la zona aquella para ir con los bomberos de allí. Nos han abierto todas las puertas, hasta las de su casa, hemos tomado hasta té en sus casas. Nos han ganado nuestros compañeros libaneses.

También habéis dado formación a lo que es la propia Legión allí, a los destacamentos que tienen tanto dentro de la base como en los puestos que tienen repartidos por Líbano
Sí, otro de nuestro apartado era formar en materia contra incendios porque el acuartelamiento que tienen allí es una ciudad, es una pequeña ciudad y tienen desde comedores y gimnasios hasta oficinas y dormitorios. Le falta un poco la formación contra incendios, la hemos ajustado lo que hemos podido porque hemos estado tres semanas y hemos dado formación tanto en la base militar Miguel de Cervantes a los equipos de primera intervención en caso de incendios como en las tres posiciones que dependen de esta base.

En Líbano, ¿cuál es la situación de los bomberos?
El sur siempre está en precarias condiciones en todos lados, entonces en Líbano, que es un país que lleva muchos años en conflicto, y después el sur de Líbano y frontera con Israel, allí los bomberos son voluntarios, los medios son muy escasos, hacen todo lo que pueden hacer con el material que tienen y espero que ahora cambien su filosofía. Siempre digo que los bomberos nos quemamos como cualquier persona pero la diferencia está en el material que tú tienes y en que sepas usarlo. Ellos ni sabían usarlo ni lo tenían, hacían lo que podían. Esperemos que hayamos abierto una puerta en España y en la ONU para este tipo de colaboraciones. Sabemos que hay otros servicios, como el veterinario, que van anualmente. Creo que es muy positivo este reciclaje y espero que esto no termine aquí, es verdad que depende de La Legión pero creo que falta la guindilla del pastel que lo tienen que decir tanto ellos como la ONU, que ya están en conversaciones.

De mantener este tipo de colaboraciones, ¿no?
Correcto.

El resto de compañeros del Consorcio que han estado, tres del parque de Ronda, uno de Antequera y uno de Vélez, ¿qué comentan de esa experiencia?
Todos venimos con la sensación muy grata, cada uno habrá vivido una situación distinta porque tienen su mujer, sus hijos, sus circunstancias personas, más edad y más o menos seguridad. Lo que sí ha habido es un hermanamiento enorme de los cinco con bomberos libaneses y con la X Bandera de la Legión, en la despedida estábamos todos llorando, parecíamos niños, entonces esa conexión ha sido generalizada. Es verdad que los dos que no pertenecían al parque de Ronda no tienen la unión con La Legión que nosotros si tenemos, pero esas tres semanas le han servido para convertirse en amantes del cuerpo.

Decía usted que La Legión les ha tratado muy bien, incluso creo que le dijeron de formar con ellos cuando llegaron a Almería
Sí, como hemos venido ya imbuidos por el espíritu legionario, nos preguntaron. El trato ha sido fantástico y ves como trabaja, te hace que estés orgulloso de lo que hacen. Siempre ha habido sensación de seguridad, de profesionalidad y de amor por el trabajo. Trabajaban de sol a sol y a un ritmo impresionante desde el primer día. Orgulloso de que ellos nos representen porque es el nombre de España el que está allí, por mi parte si antes le daba de nota un 10, ahora de 11.

Han tenido ustedes también la sensación de vivir lo que ellos viven con sus familias, en cierto modo ya que es un periodo más corto
Mucha menor pero sí es verdad que cuando llegas tus hijos y tu mujer esperando. Ellos le dan mucha importancia a la familia, lo decía el discurso final de despedida allí del general Martín Cabrero y lo corroboró Salom al llegar a España, a Almería. La familia es el 50% de ese trabajo, allí el capitán, el comandante y el soldado todos están tranquilos, entre comillas, de que ese 50% de su trabajo, de su familia y de su casa los están atendiendo otras personas. Es un trabajo a veces muy poco reconocido, que siempre nos ha pasado con las amas de casa, pero es de una importancia vital, creo que no se podría hacer ese trabajo sin el otro 50% de seguridad de que sus familiares están atendidos. Nosotros lo hemos vivido en primera persona y lo valoramos.

¿Los bomberos que han estado han sido voluntarios?
Voluntarios. Los cinco hemos desempeñado el trabajo que hacemos aquí, pero allí. Recompensa económica no ha habido, ni ha hecho falta y volveríamos a repetir. Ya le dije al teniente coronel que la próxima vez que fuese allí la bandera que nosotros vamos, que con nosotros pueden contar y creo que hablo en nombre de mis compañeros.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

16 − 6 =