Comarca

La Junta descarta la suelta generalizada del parásito contra la avispilla del castaño en el Valle del Genal

La plaga ya infecta a castaños de Pujerra, Igualeja, Parauta y Júzcar, mientras la tala y quema se presenta como única medida de lucha este año

Avispilla del castaño.

La plaga de la avispilla del castaño se tendrá que combatirse este año mediante la corta y quema de los focos de castañares que resulten afectados, ante la falta de autorización por parte del Ministerio de Agricultura para realizar una suelta generalizada del parásito que lucha contra ella de forma biológica, según ha explicado el delegado territorial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Adolfo Moreno, en una reunión mantenida hoy en Ronda con representantes políticos, de organizaciones agrarias y del sector en el Valle del Genal, principal zona productora de castañas de la provincia de Málaga

Un encuentro que se convocó tras detectarse un nuevo brote de avispilla del castaño que afecta ya a castaños situados en Pujerra, Parauta e Igualeja, aunque, según se puso de manifiesto hoy, la plaga está ya extendida a otros puntos como Júzcar, municipio en el que se tienen ya confirmada la afección a un centenar de castaños de la variedad gallega y pilonga, según confirmó su alcalde, David Fernández.

“Es imposible ya, que estamos a un mes de eclosionar los huevos, de obtener la autorización del Ministerio de Agricultura para este año”, dijo Moreno, que confirmó que la suelta general del Torymus se tendrá que posponer para el próximo año.

Eso sí, el delegado también confirmó que se acordó en la reunión  “reivindicar desde ya al Ministerio esta suelta para que el año que viene no existe ningún problema”.

Mientras tanto, para este año, desde la Junta de Andalucía se han comprometido a eliminar los focos afectados en el monte público, mientras han pedido a los productores privados que hagan lo propio en sus parcelas. “Es la única forma que tenemos de combatir este plaga, esperemos que el torymus el año que viene se pueda soltar”, dijo Moreno.

Mientras tanto, Juan Boza, responsable de Coag, reclamó la introducción de este parásito como mejor forma para luchar contra la avispilla del castaño, ya que “la solución a esta plaga no pasa por productos químicos, tampoco con trampeo masivo u otro tipo de luchas, la única lucha eficaz que se ha desarrollado contra esta plaga es una lucha biológica con un predador natural”, dijo Boza.

Boza, lamentó que el Ministerio de Agricultura no haya autorizado la suelta masiva del parásito en cuestión y solo permitiese una suelta controlada de forma experimental, un hecho que calificó como “una gran hipocresía”, ya que, según dijo “si se autoriza en plan experimental en campo ya está suelto, ya no hay quién lo vuelva a recoger, so pena que fracase la suelta, que espero que no y que los técnicos lo hayan hecho bien”, afirmó el responsable de Coag.

“Nos encontramos encontramos con la contradicción de que aquí no podemos soltarlo, porque el Ministerio no ha dado autorización, y sí está suelto aquí al lado en la zona de Ojén, por lo que llevamos un año de retraso”, afirmó Boza

Además, ante la próxima finalización de periodo autorizado para quemas, desde las organizaciones agrarias han solicitado a la Junta de Andalucía que ponga los medios para que dichas quemas controladas puedan realizarse con seguridad.

En este sentido, Adolfo Moreno dijo no poder garantizar que desde el Plan Infoca se pueda asumir este trabajo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

tres × cuatro =