Opinión

Mal empezamos (Nacho Garay)

Quiero comenzar la columna felicitando a Pedro Sánchez, por su indiscutible triunfo en las elecciones primarias del PSOE, triunfo ratificado por la asociación socialista local. Enfrentarse al aparato de un partido no es fácil y el diputado madrileño ha sabido hacerlo, por lo que queda otra cosa que darle la enhorabuena y desearle suerte en la complicada misión de llevar adelante la dirección de un partido que es fundamental en la vida política española y un pilar de la recuperada democracia a lo largo de estos casi cuarenta años.

Dicho esto, decir que la primera decisión de Sánchez, que los eurodiputados socialistas no apoyarán al candidato del Partido Popular Europeo a la presidencia de la Comisión Comunitaria es un error de un calado del que espero Sánchez se de cuenta con el paso de los días. Rectificar ya es imposible, pero excusarse todavía lo es, o en caso contrario el nuevo dirigente del PSOE debería obligar a dimitir a sus parlamentarios de las presidencias (bien pagadas por cierto), a las que han accedido con los votos de los conservadores europeos que si han sido leales al pacto firmado.

Cerrar acuerdos por escrito tiene un inconveniente importante, queda reflejado el firmante y lo que es peor se “retrata” el incumplidor del acuerdo y eso puede tener malas consecuencias para las futuras relaciones que Sánchez, que probablemente sea en el futuro presidente de este país, tenga que mantener con unos aliados europeos que de momento ya tienen motivo para la desconfianza.

En todo caso, enhorabuena por su elección y suerte, que falta nos hace a todos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

uno × dos =