Opinión

Día de Andalucía (Daniel Harillo)

Esta semana celebramos el día de Andalucía, y hoy más que nunca debemos reclamar autonomía para los andaluces, no para una casta política. El pueblo no salió a la calle para que una determinada clase política tenga privilegios, coche oficial y moqueta; algunos se han adaptado a la buena vida y han olvidado el sentido y la necesidad de la lucha por Andalucía. No podemos seguir siendo la primera comunidad autónoma en número de parados, no podemos seguir siendo de las últimas en industrialización e infraestructuras.

El secretario general del PA, Antonio Jesús Ruiz, el pasado domingo en un encuentro en Cádiz declaró que “el Pueblo Andaluz luchó por su autonomía, que iba a suponer progreso y bienestar” y añadió que transcurridas tres décadas, “hemos avanzado, pero tenemos los mismos problemas, como el desempleo, el primero de todos al que la Presidenta de la Junta de Andalucía no le dedica el tiempo”. “La autonomía supone mejorar la calidad de vida”, sin embargo tenemos que lamentar que “la mala gestión del Gobierno andaluz, nos  deja una lista de infraestructuras hospitalarias que están pendientes y con obras paradas, como el Vigil de Quiñones en Sevilla, la ciudad sanitaria de Jaén, el nuevo hospital de Cádiz, un solar que hoy se usa para que se instale el circo, el hospital clínico de La Línea, el hospital de Ronda, el parque tecnológico de Granada y las obras de ampliación del Costa del Sol en Marbella”.

Está bien la Ley de Transparencia, pero queremos que se dé un paso más y que nos digan cuántos coches oficiales hay, cuánto cuestan los viajes oficiales de la presidenta Díaz a Cataluña para hablar de la independencia, ¿Esa es la política importante para Andalucía? O ¿estamos pagando propaganda socialista?

Andalucía tiene hoy por hoy que afrontar importantes retos, entre ellos, superar el desempleo y dejar de ser el territorio que posee menos camas hospitalarias por número de habitantes. “Están en riesgo seis hospitales en Andalucía, pedimos que no se deteriore la calidad en la atención sanitaria y que no se pierdan los 2.000 puestos de trabajo que se ven afectados por esta situación”.

Hay que poner en cuestión la anunciada inversión de la Consejería de Fomento, donde quieren gastar ahora 421 millones de euros en carriles bici interurbanos, en lugar de destinar ese dinero para acabar infraestructuras que nos hagan más competitivos. ¿Esta es la prioridad de Izquierda Unida? Es por ello que el PA ha pedido que se inviertan en un Plan Empleo para mejorar las infraestructuras, y para proyectos de rehabilitación en los cascos históricos, viviendas y edificios.

Las políticas estatales tampoco mejoran el futuro de Andalucía, teniendo mientras tanto que acudir al “el exilio forzado” de los jóvenes andaluces, que son los más preparados de todas las épocas; una inversión hecha en ellos por la familia y por los gobiernos que están disfrutando los países europeos. Nuestros pueblos y ciudades están viviendo nuevamente esa emigración que hace sesenta años sacó a Andalucía de la pobreza en que se encontraba, pero con la gran diferencia de la magnífica preparación de nuestros jóvenes. Y lo peor es que esta situación no tiene visos de cambiar pues ni tenemos nuevas industrias generadoras de empleo, ni se las espera.

Yo quiero celebrar el día de Andalucía, no sólo conmemorarlo sino celebrar que Andalucía tiene el futuro que el partido socialista lleva años mutilando y destrozando. Hemos mejorado en estos años, pero seguimos a años luz del resto de Europa.

Ojalá hayas encontrado tú el motivo para celebrar.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

13 + 3 =