Opinión

Héroes (Raquel Mena)

Es curioso observar e intentar comprender como alguien se convierte en héroe. En este país, hasta hace bien poco, necesitabas unos cuantos asesinatos en tu haber, algunas medallas y un título nobiliario concedido por la mas rancia de las justicias. A partir de ahí héroes o villanos han dado, y por desgracia todavía dan, nombre a muchas de nuestras calles y plazas.

Pero como viene siendo habitual, la realidad difiere mucho de esa ficción bélica. Yo hoy os voy a hablar de mis héroes, de quienes por méritos sobrados considero merecedores de esta distinción… Los enfermos y enfermas de cáncer que cada día ganan mil batallas, los que consiguieron ganarlas todas y los que se fueron intentándolo.

Esta dura enfermedad, cada día mas común ha afectado y afecta a muchos de mis seres queridos. Las personas que la padecen, al conocer la noticia reciben un duro revés pero a su vez alcanzan el nivel máximo de valentía. Se transforman, las batallas del día a día que hasta entonces habían protagonizado se convierten en algo secundario para ganar la cruel guerra de la supervivencia. Aprenden a convivir con la enfermedad, con las envestidas, a soportar y saborear los molestos efectos del veneno que les salva. Hace falta tener una fortaleza extraordinaria para regalar sonrisas después de cada una de estas batallas, y creanme si les digo, que en ocasiones son ellos los que animan a los que les rodean.

El pasado día 2 de enero, muchos vecinos y vecinas de Ronda y la comarca salimos a la calle a caminar juntos con el cáncer, a acompañar a todas y todos esos héroes. Este acto capitaneado por la Asociación AYUCA, se merece todos mis respetos y cualquier distinción positiva que se pueda hacer al respecto.

Ahora, no estaría mal que las diferentes instituciones ayudasen a estas organizaciones, que les ayudasen a ayudar. La tarea no es fácil, cada vez hay mas gente que lo necesita y menos presupuesto para estos menesteres. Porque ya me dirán ustedes, si no es triste ver a unos padres mendigar limosna para poder salvarle la vida a su hija. Esto es así, el tratamiento de ciertos tipos de cáncer  y otras enfermedades está en manos de hospitales privados que reciben ayudas públicas que nunca devuelven a la sociedad. Muchos de estos centros son propiedad de la conocida secta Opus Dei, pero claro, a lo mejor lo cristiano es defender la vida del no nacido, pero solo hasta que nace. Pero bueno, hoy no voy a entrar a valorar lo que es o no es cristiano, allá cada uno con su conciencia, la mía se limita sólo a discernir entre lo que es o no un acto de humanidad.

Así que a lo que iba, que me desvío del tema… solo quería mostrar mi apoyo a todas esas organizaciones, a las personas que de manera anónima les ayudan y a todas y todos los que padecen esta dura enfermedad, transmitirles un mensaje de ánimo y fuerza para seguir luchando, que cada una de vuestras victorias nos hacen mejores a los que os rodeamos. Sois unos ejemplo!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

cinco × uno =