Cultura y Sociedad

La sombra baja para la Goyesca ya se paga a 300 euros

Las colas de aficionados para conseguir localidades sueltas se vuelven a repetir un año más en estas fechas

Pilastra sol y sombra, esa era una de las mejores localidades que se podían conseguir tras agotarse sombra baja

Las dudas sobre la recuperación a tiempo de Morante no parecen haber retraído las ganas de sus aficionados por verle torear seis toros en la Goyesca de este año. De hecho, la apertura de la taquilla para la venta en individual de entradas registró una notable afluencia durante las primeras horas de la mañana del pasado miércoles. Eso sí, el tema de conversación entre los aficionados giraba sobre la cornada del diestro anunciado la posibilidad de que se recuperara a tiempo. La gran mayoría se mostraban convencidos de que el torero llegará a tiempo y en buenas condiciones, aunque también había alguno que tenía sus dudas sobre la idoneidad de torear seis toros recién salido de una cornada.

No obstante, a pesar de la afluencia, no se registraron los tradicionales turnos para conseguir posición, y es que la venta por internet está haciendo que muchos de los interesados en conseguir una entrada estén optando por esta vía, aunque eso suponga un coste añadido por gastos de gestión sobre el ya nada económico precio de las localidades.

Una vez alcanzada la ventanilla, las entradas de sombra se encuentran agotadas, por lo que únicamente se pudieron conseguir asientos de sol y sombra baja o sombra alta. La mayoría de los presentes optaron por las primeras filas de los tendidos bajos, en especial, por las localidades de pilastra de sol y sombra, que se venden a un precio de 110 euros.

Entre los aficionados se encontraban algunos que viajaron desde diferentes puntos de Andalucía, con una madre y un hijo que salieron a las cinco de la madrugada de Algeciras para poder adquirir su entrada y ver la Goyesca con su torero favorito.

Aunque son pocos, también hay aficionados que se han decantado por dejar de un lado la corrida Goyesca y decantarse por rejones y novilladas. “No me voy a gastar tanto dinero para no saber qué puede pasar, me quedo con los rejones y la novillada que están más seguros”, decía una aficionada.

En cuanto a la situación clínica de Morante, esta semana salía de la UCI y era ingresado en planta para posteriormente recibir el alta, estando previsto que tenga que permanecer inactivo durante tres o cuatro semanas. No obstante, según indicó el apoderado del diestro de la Puebla del Río a varios portales taurinos, la reaparición se tiene programada para la corrida rondeña.

Mientras tanto, en las quinielas realizadas sobre posibles sustitutos, los ‘entendidos’ sitúan a pocos diestros de la parte alta del escalafón, al tener buena parte de ellos compromisos adquiridos para ese día, siendo Perera uno de los pocos toreros que tiene libre la fecha del día 7 de septiembre.

La expectación creada por Morante ha sido tal, que ya es imposible encontrar una habitación de hotel para esa fecha en la ciudad, aunque todavía hay buena parte del tendido a la venta.

A todo ello, la reventa comienza a funcionar con las entradas de sombra baja, agotadas en taquilla, y los precios comienzan a duplicar los oficiales, pasando a venderse de 150 a 300 euros. Además, en caso de que Morante no llegue a tiempo para la Goyesca, el negocio puede ser redondo, al poder recuperar el dinero de las entradas que no hayan sido colocadas, lo que dejaría las ganancias limpias sin pérdida alguna.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

nueve − 1 =