Opinión

Vuelta a la Universidad (Vanessa Melgar)

Estoy un poco abrumada. Esta semana los Cursos de Verano que tradicionalmente organiza la Universidad de Málaga (UMA) en nuestra ciudad me han dado qué pensar. Resulta que no estamos preparados para una ciberguerra, que gastamos más luz que nuestros vecinos europeos y que nuestros médicos se ríen poco. A muy grosso modo son tres de las conclusiones que nos ha dejado la primera semana los seminarios. En el primer caso, alertaron sobre las terribles consecuencias que tendría un ataque vía internet para países como el nuestro que dependen cada vez más de las nuevas tecnologías. Me llamó la atención la frase de un experto que dijo que hace mil años eran necesarios mil hombres a pie para atacar una infraestructura crítica y hoy en día cualquier ‘chalado’ (desde el cariño) puede apretar un botón desde un rincón del mundo y hacer saltar por los aires una central nuclear o desestabilizar un aeropuerto, un puerto o un hospital, por ejemplo.

En segundo lugar, la luz. La factura de la luz. Gastamos una potencia media por farola de 170 vatios cuando en Alemania u Holanda la cifra es de 70 y 40 vatios respectivamente y España ha duplicado, pasando de 450 millones de euros a casi mil, el gasto en alumbrado público desde 2007 hasta la actualidad. Iluminar con inteligencia. Otra idea que me ha llamado la atención igual que la frase “no necesitamos luz en las ventanas”.

En tercer lugar, los médicos que se ríen poco. Según un estudio de un médico, Joaquín Morales, los profesionales sanitarios se transforman en ‘malajes’ (es ironía) cuando entran en las consultas, quiero decir, que ignoran los beneficios que tiene el sentido del humor en la asistencia a sus pacientes. Curioso.

Otra de las reflexiones que nos ha dejado la UMA cobra especial protagonismo en Ronda y su Serranía. “El turismo astronómico puede ser una oportunidad para los pueblos del interior”, dijo un ponente. Tenemos los cielos más valiosos de Europa… una nueva gallina de los huevos de oro que quiere cacarear pero tiene guasa que esto se diga en nuestra ciudad, en la que se construyó un centro astronómico en el centro desde el que nunca se han podido ver las estrellas. Riámonos que como dice Joaquín Morales las personas con sentido del humor son más felices.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

diecisiete + cuatro =