Opinión

Cursos de verano, alma en pena (Editorial)

Las expectativas puestas en los Cursos de Verano se han desinflado de golpe. La primera semana ha sido para olvidar, aunque algunos de los temas que se han tratado eran de interés. La Universidad de Málaga (UMA) se lo tiene que hacer mirar, porque los cursos siguen sin tener tirón entre las personas a las que supuestamente están dirigidos. Algo falla en la organización o difusión de los mismos.

Vivir del pasado o de las rentas suele ser un error, pero volver la cara, mirar hacia atrás y comparar, suele servir para ver si estamos trabajando en el camino correcto o hay que cambiar de rumbo. Y lo cierto es que el rumbo de los cursos en Ronda parece perdido. Dan pena las aulas casi vacías, con cursos que no llegan a la veintena de alumnos, cuando aquellos cursos organizados por la Universidad Complutense o Rey Juan Carlos se quedaban pequeños y había que tener varias sedes para poder contar con el espacio suficiente. La UMA recibió un pastel, con guinda incluida, y nos hemos quedado con una especie de magdalena dura que a casi nadie le gusta.

Resulta muy triste ver a los que fuesen prestigiosos cursos de verano de Ronda, aquellos que salían en los telediarios nacionales casi todo un mes, penar por los pasillos del convento de Santo Domingo como si de un fantasma se tratara.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

cuatro + doce =