Entrevistas

Bernardo Crespo, delegado de Deportes: «En el PDM hay personas que no quieren que se varíe su estatus»

Bernardo Crespo presentará su dimisión en los próximos días.

Su delegación es una de las grandes beneficiadas en los nuevos presupuestos, al contar con una subida del 26%
Efectivamente, se ha tenido que hacer un esfuerzo muy grande en estos presupuestos, y en el caso de Deportes se ha producido un incremento importante. Nunca en la historia se había subido tanto su presupuesto. Pero esto se ha hecho para intentar salvar el Patronato Deportivo, para que no haya despidos y poder ofrecer los mismos servicios que hay ahora, o incluso mejores. Cuando llegamos nosotros la deuda era casi de un millón de euros y ahora es casi de 500.000, y esa deuda hace que el Patronato no pueda funcionar todo lo bien que quisiéramos. Ahora la partida presupuestaria es más grande, y con ello los pagos a los proveedores van a funcionar mejor. No hay que olvidar que los proveedores son una pata importante de la economía de cualquier organismo público, y no se puede tener trabajando a pequeñas y medianas empresas y a autónomos y luego no pagarles. Así que en ese sentido estamos muy contentos.

La deuda sigue siendo importante pese a que se ha reducido casi a la mitad.
Sí, y uno de los problemas es que el Ayuntamiento ha ido inaugurando una serie de instalaciones en los últimos años, como el Polideportivo del Barrio de San Francisco, el de la Dehesa y la Ciudad Deportiva, pero no se ha incrementado la partida presupuestaria de forma acorde a los gastos que conllevan esas instalaciones. Y todo eso lo ha ido asumiendo el Patronato, sin la aportación municipal, y la deuda iba engordando y se trabajaba con déficit acumulado. Eso se lo hemos transmitido a la alcaldesa y le dijimos que hacía falta un aumento presupuestario, independientemente de que también haya que corregir cosas en el funcionamiento del Patronato para ser más eficientes.

¿Cómo valora el hecho de que el Patronato vaya a integrarse en la Agencia Pública Local?
En el próximo pleno ya vamos a aprobar el inicio del expediente para su integración en el Agencia Pública Local. Yo creo que eso es lo lógico, porque en vez de tantos organismos independientes hace falta uno solo, con un control más directo por parte del Ayuntamiento y con más facilidades para cuadrar las cuentas. Así que se ha tomado esta determinación, y estamos trabajando para ello.

Pero antes usted era muy defensor de que el Patronato fuera independiente.
A ver, el Patronato va a seguir teniendo su independencia orgánica y funcional. El año pasado pedimos un informe a expertos en estructuras organizativas y la conclusión fue que, tal y como venían denunciando muchos trabajadores y los sindicatos, existía una estructura de dirección muy grande. Y eso en época de bonanza se puede permitir, pero ahora mismo no se pueden pagar horas extra, hay menos días de asuntos propios, no se pueden hacer tantas contrataciones… Así que no se puede tener una estructura pensada para dirigir un macro patronato con mucho personal y muchos servicios externos. Entonces lo que vamos a hacer es una reestructuración para reducir drásticamente la dirección, siguiendo la orgánica de la Agencia Pública, que es una orgánica mucho más simple, en la que el máximo cargo tiene muchísimas competencias.

¿Puede afectar el cambio a los servicios que se ofrecen?
En un principio no tiene por qué afectar para nada. Esta semana hemos tenido una reunión con los representantes sindicales y les hemos dicho claramente que el objetivo principal es que no haya que hacer ningún ERE y que todo siga funcionando igual para que podamos dar los mismos servicios o incluso mejores a los ciudadanos. Así que todos los trabajadores que hay ahora en plantilla van a continuar, a no ser que por algún tema legal alguien no pueda seguir, pero no creo que sea el caso. Y evidentemente si siguen los mismos trabajadores también se van a seguir ofreciendo los mismos servicios. Lo único que puede ocurrir es que

“Hay que trabajar independientemente de que el delegado de Deportes te caiga mejor o peor”

haya un periodo de transición en el que haya que dar algunos pasos y definir las nuevas funciones de algunos trabajadores, pero yo espero que no haya problemas de funcionamiento. La gente tiene que estar totalmente tranquila, igual que los trabajadores. En una asamblea que tuvimos hace un tiempo ellos me dijeron que estaban preocupados por la situación, sobre todo por el personal temporal que no se renovó, y ya les dije que creía que para los servicios que se dan ya no sobra nadie más. Así que no va a haber despidos, que todo el mundo se quede tranquilo.

¿Se siente respaldado por los trabajadores?
Bueno, ellos saben que les voy a decir las cosas claras, tanto las cosas buenas como las malas, y por su parte igual, cualquier aportación que tengan me la pueden hacer. Supongo que nunca nadie está totalmente contento con lo que hace, y las situaciones difíciles como esta sacan lo mejor y lo peor de cada persona. A mí lo que me interesa de los trabajadores, y me incluyo yo también, es que busquemos el bien común de toda la gente que hace deporte, porque creo que es una faceta muy importante para el desarrollo de la gente, y especialmente de los niños. Partiendo de ahí, me gustaría que todo el mundo cobrara lo máximo que sea posible y que trabajara lo más a gusto posible. Luego hay caracteres y caracteres, pero en general yo creo que tengo su apoyo. Las líneas de actuación que se están llevando a cabo son a petición de la mayor parte de los trabajadores y de los representante sindicales, así que no tengo nada que ocultar. Y si hay alguien que esté descontento, espero que lo diga, no pasa nada.

¿Pero se siente defraudado por algunas actitudes?
Sí, porque es evidente que hay personas que no quieren que se varíe su estatus, pero es necesario variarlo si queremos que esto funcione. También se ha hecho en el Patronato Sociocultural para integrarlo en la Agencia Pública. Todo el mundo ha remado en la misma dirección y todo el mundo ha perdido muchas cosas, como pagas por productividad y complementos. Y todos han ido de la mano del gerente de este organismo autónomo. Y es cierto que aquí en el Patronato no hemos ido de la mano, porque algunos no están de acuerdo. Pero todo el mundo tiene sus derechos y pueden reclamar legalmente todo lo que quieran. Lo único es que independientemente de lo bien o lo mal que les caiga el delegado de Deportes tienen que trabajar por el bien común de la ciudad y del deporte. No voy a transigir que ese principio se salte. Así que desde el Ayuntamiento vamos a tomar las medidas que consideremos oportunas, pero sin ánimo de perjudicar a nadie.

¿Teme algún tipo de represalias?
No, estoy convencido de que no va a ocurrir nada de eso. Mire, esta semana ha venido una empresa de Granada a ofrecernos un sistema para el pago de servicios online y nos ha hecho una rebaja muy importante. Y nos han dicho que lo hacen por el prestigio deportivo que tiene Ronda y la cantidad de eventos que se están haciendo. Y eso es una señal de que  los trabajadores lo están haciendo bien. Las personas pueden estar más o menos animadas, pero para eso existe una jerarquía, para que el que manda dicte las decisiones y ya está.

Usted llegó con mucha ilusión a este delegación. ¿Se arrepiente de haber elegido esta área?
No, a mi me encanta esta delegación. Lo que pasa es que es complicado, porque uno piensa que va a estar todo el tiempo organizando eventos, entregando premios y ayudando a los niños y a los colectivos y luego resulta que tienes que estar siempre diciendo que no a muchas cosas porque no hay presupuesto,  llega el día 2 o el 3 y la aportación municipal y lo que has recaudado no te da para nada, solo para pagar las nóminas justas, hay trabajadores de empresas externas que no pueden cobrar en su día… Entonces te sientes un poco impotente, pero a partir de ahí creo que esto tiene mucho margen de maniobra. Aunque muchas veces te planteas las cosas, porque no sabes qué hacer y te desanimas.

¿Ha pensado en dejarlo?
(Risas). No, bueno, es verdad que si no tuviera un compromiso con las personas con las que estoy a veces no encuentro motivos para seguir adelante. Es lo que le decía, uno lo único que quiere es trabajar por los niños y sacar sonrisas y buen rollo. Y luego te encuentras una situación en la que estás todo el día hablando de números. Pero hay un montón de trabajadores que cumplen con su labor, y encima tienen que estar con la angustia de qué va a pasar. Y tú tienes que dar tranquilidad y garantizar que no va a pasar nada, pero

“El Ciudad de Ronda no ha cumplido las normas y no puede beneficiarse de las ayudas del PDM”

pensando que no tienes toda la capacidad de decisión, porque los números te desbordan. Y eso agobia mucho, y te roba mucho tiempo de estar con tu familia. Entonces te preguntas “¿quién me manda a meterme en esto?”. Pero en respuesta a la generosidad que ha tenido la alcaldesa y el equipo de gobierno con el deporte no queda otra cosa que trabajar todavía más, y voy a empezar a hablar con todos los colectivos deportivos para que me trasladen sus ideas y hacer todo lo que podamos juntos.

¿Cómo asume las críticas que le llegaron por el reparto de subvenciones, tanto por parte de la oposición como de algunos clubes?
La oposición, y en este caso el Partido Socialista, no tiene legitimidad para criticar eso, porque precisamente el señor Calvente también fue en su día el encargado de repartir subvenciones y a un club le dijo que no porque no había dinero, mientras que a otros dos clubes le estaba dando un millón de pesetas a cada uno. Y eso está en las actas y se puede consultar. Perfectamente podría haber repartido ese dinero entre los tres clubes, pero no lo hizo. En segundo lugar, yo he dejado bien claro que no voy a ayudar a alguien que me ha mentido y me ha intentado chantajear con el sentimiento de muchas personas.

¿Se refiere al Club Ciudad de Ronda?
Sí, hablo del Ciudad de Ronda. No puede ser que tengamos una reunión para dar más espacios al Ciudad de Ronda y al Ronda Unión Deportiva, como hicimos un día, que todos salgan diciendo que todo está muy bien y que muchas gracias por el esfuerzo y al minuto siguiente todo se tuerza porque tengo 105 niños de más metidos en unas instalaciones que están muy limitadas, como es el campo de césped artificial, saltándose todo lo que hablamos. Aquí hay unas normas, y si no se cumplen no se tiene derecho a recibir ayudas. Es más, lo que habría que haber hecho es decirles que se marcharan, pero no se hizo por los padres y por los niños. Yo les pido perdón a ellos, por que al final son los afectados por una irresponsabilidad del presidente del club, ni más ni menos. Hasta los entrenadores del club me han dado la razón, y ni se creían lo que pasó cuando se lo conté.

Uno de sus grandes objetivos era la creación de la Liga de Ultrafondo, que está teniendo un gran éxito. ¿Se siente satisfecho?
Sí, aunque supone mucho trabajo. La persona encargada de todo es Nuria, que lo está dando todo, pero a mí no me gusta diseñar un proyecto tan grande y dejarle todo el trabajo solo a una persona, así que estoy trabajando bastante en este evento. Pero el otro día, por ejemplo, me llamó un amigo de Madrid y me contó que unos compañeros con los que sale a correr le dijeron que me felicitara de su parte porque les gusta mucho la idea. Y yo no me lo creía, pensaba que estaba de broma, pero me prometió que era verdad. Y eso es un orgullo. Yo siempre he creído en esto y ahora estamos buscando la forma de darle un mayor atractivo. El objetivo es que venga mucha gente a Ronda, que sea un lugar de peregrinaje del ultrafondo y de la bicicleta de montaña, porque aquí hay muchísimos aficionados a las dos disciplinas.

Dicen algunos de los participantes que no les ponga usted tantas cuestas.
Esa es una de las asignaturas pendientes (risas). Lo que pasa es que todo es un problema de premura en la organización, pero a partir de la segunda edición en todas las fases de la Liga vamos a poner una carrera suave para la promoción del deporte y para los niños. Pero las dos carreras principales tienen que ser duras, porque si al ultrafondista se le ponen menos de 45 kilómetros te dice que eso no es ultrafondo. Por ejemplo, el otro día fue la Carrera de los Bandoleros, que son 150 kilómetros. Este tipo de deportistas buscan hacer esas barbaridades, porque es lo que les gusta.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

3 × cuatro =