Opinión

PGOU Democrático y Participativo (Pedro Enrique Santos Buendía)

Es la consigna clave, la panacea, el bálsamo de Fierabrás, un talismán. La repiten hasta la saciedad todos los que ocupan el Sillón o pretenden hacerse con él. Cualquier medida, reforma, toma de decisiones o redacción de un Plan se remata con ella. Aunque, como en el caso del PGOU que ahora nos presentan, nadie haya participado en su redacción. Nadie a excepción de los Mandamases Sentados y los colaboradores necesarios, (entiéndase beneficiarios), así como el equipo redactor, amalgamando con fruición imperativos locales con imposiciones Junteras gracias a un lenguaje imposible y a la utilización de términos crípticos. D y P de boquilla, ¡falaz!.

En la presentación del PGOU los Ocupantes del Sillón en la mesa dieron grandes muestras de magnanimidad con el pueblo.

Generosidad a raudales. Democracia en grado sumo. En lugar de limitarse la exposición pública para hacer alegaciones a un mes Ellos, dadivosos y en estado de gracia permanente, nos han concedido tres meses. ¡Tres meses!. Para que el pueblo rondeño, al que hay que tener bien cogido por determinadas partes no sea que vire a respondón, pueda hojear, (solo eso, comprenderlas ¡imposible!), casi mil páginas de hermético lenguaje llenas de cifras con hasta cuatro decimales que forman parte de enrevesadas operaciones aritméticas, así como numerosos y complejísimos planos, (cuya simbología es cuando menos dudosa), que harían perderse a muchos expertos. Y una vez superado ello redactar unas alegaciones que cumplan mínimamente con todas las normas legales vigentes para que sean admitidas por la ampulosa burocracia municipal y, a lo mejor, hasta las lean.

Si Vds comparan, (algo heróico), verán que lo proyectado en esta Aprobación Inicial se parece como un huevo a una castaña a lo que nos mostraron en el Avance del 2008, (entonces aunque estábamos bajo la férula del TOTISMO publicaron un folletito donde se podía entender algo la propuesta y comprobar el disparate). El Avance es muy importante porque permite a la ciudadanía presentar

Sugerencias que siempre ayudan a mejorar el Plan, orientándolo hacia la satisfacción de la mayoría, y se corrigen graves errores antes de que el desarrollo del trabajo de lugar a un documento tan abigarrado como el presentado, cuya corrección es difícil y prolija, (y que ni por asomo está en la mente de los Sentados). En la Aprobación Inicial solo se admiten alegaciones puntuales.

El Avance es obligatorio cuando las alteraciones en el Documento lo hagan radicalmente distinto al presentado con anterioridad, nuestro caso actual. Pero eso no les conviene a nuestros Sentados porque podría obligar a echar por el desagüe sus Prodigiosos

Inventos o sus Trabajados Acuerdos. Y el negocio no saldría.

¿Si cuesta el mismo esfuerzo hacer las cosas bien por qué se hacen tan mal?. Ahora que la presión urbanística ha desaparecido ¿para qué tantas prisas? ¿a quién beneficia realmente este Plan?. Lo veremos poco a poco.

Documento Didáctico nº 2
La mejor ayuda para descubrir a un mentiroso la proporciona su subconsciente. Por mucho cinismo que se demuestre ante los demás, determinados gestos, actuaciones o meteduras de pata son ordenados por el subconsciente dejando en evidencia al hipócrita. En nuestro PGOU:

Queremos una gran participación, una tramitación abierta y democrática.

Y en lugar de exponerlo al público donde corresponde: en el Negociado, ese que ha costado 150.000.000 pts, con amplias, luminosas y vacías salas muy bien comunicadas y accesibles; se hace en el local más oscuro y tenebroso del Ayuntamiento, con un acceso muy dificultoso, largo y proceloso.

Solo buscamos el bien común.

Los límites marcados en planos para los ciudadanos normales son puntillistas, con cuadrículas picajosas medidas al milímetro. Cuando los propietarios son amigos o seguidores las líneas se vuelven sinuosas, suaves, trazadas con mano generosa. (Descubran en los ejemplos siguientes quién es amigo y quién pueblo llano).

No hay tratos de favor, las normas son iguales para todos.

(En la presentación del PGOU). El jefe del equipo redactor ante una pregunta sobre la posible implantación de una gran industria, (aplíquese a parque temático, casino, vertedero, etc.), mostrando complicidad, con una actitud ufana y grandilocuente, y moviéndose con ampulosidad de artista que pisa fuerte:

“Por supuesto que no se implantará en las zonas reservadas sino donde quiera y como quiera y TODOS estaremos encantados de hacer lo imposible dando las máximas facilidades.”


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

dos × 2 =