Opinión

Recesión (Pepe Becerra Gómez)

Cuando en dos trimestres consecutivos la economía oscila entre el 0,3 y el 0,4, como acaba de ocurrir ahora, los analistas hablan a las claras de recesión. Cae la bolsa y se dispara la deuda, los indicadores fiables que señalan la situación actual y nos tienen con el alma en vilo. En España, para más inri, el desempleo remonta hasta el 24% (el paro juvenil sobrepasando el 50%), y la cifra de los seis millones de personas que no tienen que madrugar para ir al tajo campea en lontananza cada vez más cerca con trazos de la más negra perspectiva. En esta circunstancia no se entiende como los políticos de uno u otro color no se avienen a un acuerdo, remedo de los de la Moncloa de 1977, salvadas las distancias, con los que se logró el consenso respecto al programa llevado a cabo por el Gobierno de entonces. Llámese como se llamen, son esos pactos que hagan a los políticos remar en la misma dirección, aboliéndose trifulcas e improperios de unos contra otros, los que vendrían por lo menos a intentar que salgamos del foso profundo en el que permanecemos. Si la tripulación salta al degüello entre sí, el barco se hunde indefectiblemente.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

1 × 3 =