Opinión

25-M y la huelga general (Editorial)

Tendremos en pocos días dos ejemplos de la máxima expresión democrática de un país. Unas elecciones y la convocatoria de una huelga general convocada por algunos de los sindicatos, que no todos, y con CCOO y UGT como principales impulsores de un paro que perdonaron al anterior Gobierno central durante meses y meses, y que únicamente el malestar de la calle originó que hiciesen un paripé de huelga general. A pesar de todo, y de las raras motivaciones que tienen los sindicatos dependiendo del momento, lo cierto es que tienen todo el derecho del mundo a convocar una huelga, a que se garantice el derecho de todo trabajador a sumarse a la misma, y a que se respete la decisión de aquellos que quieran acudir a su puesto de trabajo, sin que nadie les amenace o se lo impida. En definitiva, la democracia dicen que consiste en un régimen de libertades y derechos que se pueden ejercer de forma libre, y que el Estado es el encargado de hacer que eso se cumpla. Seguro que durante la jornada electoral todo funcionará a la perfección, sin ningún tipo de problema y todo el mundo podrá ejercer su derecho a voto en libertad y sin presión alguna. Eso ya lo tenemos superado. Otra cosa será el 29-M. Aquí nos queda mucho camino por andar. Tendremos trabajadores presionados para no ir a la huelga por el miedo y piquetes sindicales intentando que aquellos que quieren trabajar no lo hagan. Todavía nos falta democracia.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

trece + 3 =