Opinión

Hacer familia (Marcelo Rosado Rojas)

Como padre de 4 hijas y 4 varones, abuelo de 8 nietas y 11 nietos y bisabuelo de tres niños, no es extraño que hable y escriba de ellos, es más, debo hacerlo porque es una manera de ejercer de padre, abuelo y bisabuelo, una buena manera de hacer familia, tan necesario y urgente en estos tiempos que le llaman moderno y que los políticos de turno aprovechan para aprobar leyes que la destruyen.

Evidentemente, para hablar de familia es imprescindible haber pertenecido y vivido en ella, con normalidad propia que le caracterizan. No es un club, ni una asociación de vecinos, ni un centro recreativo donde se reúnen personas, amigas y afines con determinadas aficiones y costumbres.

Una familia es más que todo eso. Es un hogar donde se vive y convive de la noche a la mañana y de la mañana a la noche, con respeto, con cariño, trabajo y espíritu de servicio. En una palabra, que se refleje buena armonía y alegría compartida de un hogar luminoso donde da gusto estar. No hay ningún secreto, son muchas familias las que viven en paz, alegría, cuando se consideran hijos de Dios y de María y cuentan con su AMOR. Ahí está el secreto.

Y conste que no hablo por teoría, sino con hechos vividos y comprobados. Desde que nací en una familia numerosa de 9 hermanos de los que era el más pequeño, hasta estos momentos y ya son 89 años.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

trece − 10 =