Opinión

Ya lo sabía… (Manuel Ramírez Troyano)

La expresión que titula este artículo la hemos escuchado con mucha frecuencia durante esta semana. En Ronda nadie parecía extrañarse de los acontecimientos que se estaban produciendo, y al parecer todo el mundo lo sabía.

La reflexión viene cantada: Si todo el mundo lo sabía ¿por qué ha sucedido? Nada sucede por que sí, todo tiene un antes y, se supone, que un después. El martes 27 de septiembre de 2011, día en el que Ronda vio cómo cuatro de sus representantes municipales eran detenidos por la policía, tiene un antes.

Habría que mirar cuánto de cada uno de nosotros pasó el martes a disposición judicial. Analizar la responsabilidad alícuota de estos lamentables sucesos.

Resulta obvio que la ciudadanía rondeña no está acusada de prevaricación, cohecho, blanqueo de capitales, malversación y tráfico de influencias. Tan obvio como que los presuntos alcanzaron el nombramiento de concejales con la colaboración de muchos.

Año 2007, el señor Marín Lara encabezando la lista del PA obtuvo 7.151 votos. Cuatro años más tarde, esta vez liderando la lista del PSOE recabó 5.581. Observando el resultado del PSOE en las elecciones del 2007: 5.358 votos, casi idéntico número de votantes en ambos comicios, se puede concluir que los votantes del señor Marín Lara en las dos elecciones, en su mayoría, fueron personas diferentes, por lo que suman un total de 12.732 personas que votaron a este señor en alguna de las dos últimas elecciones. Muchas personas parecen.

En la elecciones del 2007, el señor Marín Lara ya llevaba dos años de alcalde, producto de una moción de censura que él mismo puso a su propio socio de gobierno. Ese luctuoso acto no fue impedimento para que más de siete millares de personas lo votaran.  En Mayo de 2007 habían pasado 17 meses desde que el señor Marín Lara había firmado el decreto de “Merinos”, promoción al parecer reseñada como protagonista en los sucesos del martes. Tampoco esto fue un impedimento para que votantes en legión dieran la mayoría a este señor. En las elecciones del 2011 ya se había escenificado y catalogado de transfugismo el acto de abandono del PA y afiliación al PSOE, lo cual no fue óbice para que los fieles votantes del PSOE votaran a su partido, esta vez liderado por el señor Marín.

Todo esto unido a la manipulación de los medios de comunicación, constantes insultos a ciudadanos, periodistas, adversarios, falta de transparencia en la gestión económica, prorrogados presupuestos para no dar explicaciones, etc, etc, etc. Todo esto sí que se sabía hace apenas cuatro meses, sin embargo el señor Marín contó sus votos por miles.

Los representantes democráticos no son una “rara avis”, son ciudadanos que representan a otros ciudadanos y por tanto una muestra del total. Si la muestra está imputada: ¿qué decir del total?

Las sociedades necesitan asumir sus propios fracasos, para ello es imprescindible una reflexión común, un debate público y un análisis sereno de las circunstancias que han permitido la invasión en nuestra vida pública de señores como Marín Lara. Éste ya es historia, pero otros vendrán con idénticas intenciones.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pedimos la "MÁXIMA" corrección y respeto en tus opiniones para con los demás

*

doce + 17 =